El pasado 18 de junio Mercedes Benz Autobuses lanzo su autobús eléctrico articulado, el eCitaro G para complementar su gama eléctrica. Si bien para la compañía es un paso importante para el cuidado del ambiente y mejorar la calidad de vida de las ciudades, no es la primera en usar esta solución para mejorar la movilidad del entorno urbano.

Desde hace algunos años, fabricantes de autobuses como Volvo, Mercedes Benz y BYD han desarrollado estos vehículos articulados con variantes híbridas, eléctricas con cargadores pantográficos o eléctricas a baterias. Apenas en octubre de 2019 en el marco de Busword, la exhibición más importante de autobuses en el mundo, Volvo Autobuses lanzo su autobús eléctrico articulado 7900, adelantándose unos meses a la marca de la estrella.

¿Qué hace a estos vehículos especiales?

Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire mata aproximadamente a siete millones de personas, incrementando el riesgo de una embolia, enfermedades del corazón, obstrucción pulmonar crónica, cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias. Entre los principales causantes de estas enfermedades se encuentran las partículas PM2.5 y PM10, mismas que están en los gases de escape de los vehículos a diésel.

Smog über Mexiko-Stadt

Muchos de nosotros hemos visto el caos que pueden generar los autobuses urbanos de piso elevado, algunos no son más que la adaptación de carrocerías para pasajeros con un chasis de camión de carga. Inaccesibles para personas de capacidades diferentes e incluso para la mayor parte de la población, además de suspensiones que distan de ser confortables para los pasajeros, con motores a diésel de sin control de emisiones contaminantes que se combinan con una pésima posición del tubo de escape. Sin aislamiento sonoro en el compartimiento del motor, pueden escucharse a distancia y ensordecer a quien está cerca de ellos. ¿Se imaginan este tipo de vehículo pasando en frente de la escuela de sus hijos o del lugar de trabajo de sus seres más queridos?

Por otro lado, con su alta capacidad de pasajeros, la accesibilidad para estos, el bajo nivel de sonido que producen y su tren motriz eléctrico de cero emisiones; los autobuses eléctricos articulados se convierten en una solución básica para la movilidad en las urbes con grandes concentraciones de población. Pueden ser adaptados fácilmente al modelo B.R.T. (Bus de tránsito rápido por sus siglas en inglés) más fácilmente que los autobuses de plataforma elevada, requiriendo menos inversión en infraestructura para las estaciones de ascenso y descenso. Una inversión que es más compleja pero eficiente y necesaria para combatir el problema de salud pública que representan las emisiones de vehículos pesados.

Autobús eléctrico articulado de Irizar

(1/6) Continuará