El vehículo diseñado para albergar hasta 150 pasajeros y tener un consumo de energía 80% menor que su similar a diésel fue presentado en Bruselas, Bélgica el año pasado; con una orden de 157 vehículos para Transdev.

La construcción y especificación es flexible y puede ser optimizada para adaptarse a una variedad de necesidades. Disponible en longitudes de 18 y 18.7 metros, la cantidad de baterías se adapta a la necesidad específica de cada vehículo. Puede subir pendientes de hasta 20 grados de inclinación completamente cargado. Además, está diseñado ergonómicamente para que los pasajeros puedan moverse libremente en su interior.

Otras características del 7900 eléctrico articulado son:

Baterías: de 396 kWh de ion-Litio con control automático de temperatura.

• Volvo Dynamic Steering: Aumenta la precisión de los giros a baja velocidad y mantiene la facilidad de manejo a velocidades altas.

• Frenos de disco Volvo: Instalados en todas las ruedas, proporcionan una reducción de velocidad contundente y precisa.

• Asistente de ayuda en pendiente: Ayuda al conductor a mantener al vehículo estático en una pendiente mientras se pisa el acelerador.

• Brake blending: asegura un frenado uniforme al usar todas las vías de frenado del vehículo.

• Sistema de detección de peatones y ciclistas: Lanza una advertencia al conductor si está en riesgo de colisión con usuarios que pasen delante del autobús

• Zonas de seguridad: Geocercas definidas para una conducción especialmente cuidadosa. En estas zonas la velocidad se limita automáticamente a la programación previamente definida. Por ejemplo, al pasar por zonas con escuelas u hospitales.

Volvo también cuenta con un sistema de semi arrendamiento “Turnkey”, donde asegura las operaciones a un costo fijo por kilómetro, que abarca los vehículos, la infraestructura, la gestión de baterías, mantenimiento y reparación.

Desde 2015, Volvo ofrece el 7900 en versión eléctrica.