Elon Musk, pidió a las mineras producir más níquel, ingrediente clave para la fabricación de baterías para los vehículos eléctricos de Tesla. Comentó que actualmente el costo de este mineral sigue siendo un importante obstáculo para el crecimiento de la compañía.

El níquel hace a las baterías más densas y por consecuencia, con mayor capacidad para almacenar energía. Esto hace que los vehículos puedan recorrer una mayor distancia con una única carga. Tesla necesita el metal más que nunca debido a que busca aumentar la producción de camiones y proyectos solares con baterías que requieren del valioso mineral.

Después de la entrega de resultados financieros del segundo cuarto de 2020, Musk comentó: “Tesla les dará un contrato gigantesco por un largo periodo de tiempo si extraen níquel de forma más eficiente y de una manera amigable con el medio ambiente”

No obstante, operadores y analistas, dicen que es poco probable que los volúmenes que Tesla necesitaría sean un argumento de negocios convincente para que las mineras inviertan en una mayor producción, así como tampoco es probable que impulsen a los precios en el mediano plazo.

Tesla actualmente compra baterías de níquel-cobalto-manganeso (NCM) a la surcoreana LG Chem Ltd y de níquel-cobalto-aluminio (NCA) a la japonesa Panasonic Corp. Estas compañías compran indirectamente níquel a las compañías mineras en una larga cadena de suministro. Tesla no revela qué mineros extractores de níquel están en su cadena de suministro.

Lachlan Shaw del National Australia Bank comento: “Dada la atención de Tesla en la sustentabilidad, es probable que la compañía prefiera comprar a mineras de sulfuro de níquel de alto grado, que requiere menos poder para procesar el mineral”

Actualmente existen tres grandes proveedores: Vale de Brasil, que opera en Canadá utilizando energía hidroeléctrica. Norilsk Nickel de Rusia y las operaciones de BHP Group en Australia Occidental. “Vale tiene la ventaja”, afirmó Lachlan Shaw.

Si bien los vehículos eléctricos consumen una cantidad mucho menor de níquel que las industrias tradicionales como los fabricantes de acero inoxidable, el mercado espera que ese sector sea el de crecimiento más rápido para las mineras de níquel.

El consumo de níquel en baterías para vehículos eléctricos puede aumentar hasta en un 64% entre 2019 y 2025, así lo menciona la agencia de investigación Wood Mackensie. Agregó que satisfacer esta demanda puede ser un reto para una industria que lentamente ha agregado capacidad a su producción en una forma rápida, barata y efectiva.

“Musk necesita el níquel, entonces espera que los precios de este bajen cada vez más” dijo un comerciante de níquel chino. “Los precios no se verán impactados en corto plazo debido a que el mercado tiene un superávit”

Musk mencionó que le dará prioridad al crecimiento sobre la rentabilidad, enfocados en hacer los vehículos Tesla más asequibles.

Puedes encontrar más información sobre los tipos de baterías en el post de M.O.V.E.S: Soluciones de movilidad sustentables: Autobuses eléctricos articulados – Baterías

Photo by jae park on Pexels.com

Fuente: Reuters