La investigación MEC-View (Mobile Edge Computing Based Object Detection for Automated Driving por sus siglas en inglés) es un proyecto que tuvo tres años de desarrollo y una inversión  de 5.5 millones de euros por parte del gobierno de Alemania para analizar el comportamiento del ecosistema de movilidad urbana y proveer avances en cuanto a la tecnología de conducción automatizada.

Este proyecto es liderado por Bosch, en alianza con otras importantes empresas como Mercedes-Benz, Nokia, Osram, TomTom y las universidades de Duisburg-Essen y Ulm.

La investigación se realizó a partir del uso de lámparas de alumbrado público con sensores y cámaras para observar el desenvolvimiento de los peatones, vehículos, ciclistas y autobuses en el tráfico.

Los conocimientos adquiridos en el proyecto ahora se utilizarán para desarrollar aún más la tecnología automotriz, la conducción autónoma y la tecnología celular. Además, la infraestructura que el proyecto ha construido estará ahora disponible para futuros proyectos de investigación.

Las lámparas de alumbrado público cuentan con una altura de hasta seis metros para analizar la movilidad en intersecciones concurridas. La información recabada en estos lugares será de vital importancia para mejorar al acertividad de la inteligencia artificial de los vehículos autónomos.

“Debido a que el vehículo en sí no puede ver alrededor de las esquinas o a través de las paredes, utilizamos los sensores de luz de la calle para extender el campo de visión de los sistemas del vehículo” mencionó el Dr. Rüdiger Walter Henn, quien dirige el proyecto MEC-View por parte de Bosch.

El software en desarrollo cuenta con un sistema que procesa las imágenes y señales de los sensores de infraestructura, las combina con mapas digitales de alta resolución y las transmite al vehículo por el aire. De esta manera los coches inteligentes sabrán de dónde vienen otros sin que estos estén al alcance de su “vista”.

Tecnología 5G

De cara al desarrollo de la tecnología 5G, la transmisión de datos en tiempo real es una función básica y esto facilitará el traslado de información entre estas farolas con los coches autónomos. En la ciudad alemana de Ulm se ha estado probando prototipos de esta tecnología desde 2018.

Una intersección en el distrito de Lehr, Ulm es notoria por su falta de buena visibilidad panorámica. En este caso, las farolas ayudan mucho a los vehículos automatizados a determinar cómo pasar en la intersección y garantizar la seguridad vial.

Los especialistas que presiden el proyecto aseguran que esta tecnología no logrará que el tráfico urbano sea más seguro, sino también más fluido.