La firma KPMG recientemente reveló que el auge del trabajo desde casa y el comercio virtual reducirá la conducción en Estados Unidos en hasta 434,523 millones de kilómetros. 

El uso de dichas modalidades se han intensificados a propósito de la pandemia por Covid-19, lo que ha obligado a la población a permanecer en casa. La consultora afirma que los cambios en el estilo de vida de las personas se prolongarán durante varios años, trayendo consecuencias a muchas industrias, especialmente la automotriz.

En EE.UU, se prevé la eliminación de las carreteras de al menos 14 millones de vehículos. En abril, la conducción en este país se redujo en 64% menos millas recorridas. Tras las llegada de la Nueva Normalidad, KPMG predice una reducción permanente de al menos 10% de los casi 3 billones de millas que se recorren cada año.

“La gente adquiere un automóvil para ir y venir del trabajo y porque ir de compras es una parte muy importante de sus vidas. Si dos de los principales propósitos por los que el público estadounidense compra un automóvil disminuyen, van a reducir la demanda inevitablemente y sabemos que eso tendrá un impacto adverso en las ventas de automóviles. Es como la gravedad” argumentó Gary Silberg, jefe global de la división automotriz de KPMG, en una entrevista para Bloomberg.

En los últimos cinco años, en Estados Unidos se han vendido 17 millones de vehículos. La Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles (National Automobile Dealers Association)  pronostica que esta cifra caerá a 13 millones este año, casi 15% menos vehículos.

Cabe mencionar que la reducción de coches y conducción impactará en los negocios de mantenimiento mecánico. “Esta es una noticia terrible para el mercado secundario, donde se obtienen muchas ganancias. Menos autos manejando menos millas significa menos desgaste. Esto conducirá a cambios profundos ” apuntó Silberg.

En cuanto a las ventajas, además del efecto positivo en el medio ambiente por la reducción de emisiones, el mercado de vehículos de reparto está creciendo a una velocidad muy acelerada.

Empresas como Ford y Volkswagen están estableciendo alianzas para fabricar vehículos comerciales y camionetas de reparto tomando en consideración tecnologías como la implementación de energía eléctrica, respetuosa con el medio ambiente, y la conducción autónoma.

Fuente: Bloomberg