Nikola Corporation es una empresa estadounidense con sede en Phoenix, Arizona. Desde que cotiza en la bolsa de Nasdaq, su valor incrementó a casi 30 mil millones de dólares. Destaca por la producción de camiones pesados eléctricos o con pilas de combustible hidrógeno.

Es importante acotar que la empresa se llama Nikola en homenaje al inventor Nikola Tesla, lo cual lo coloca como un curioso rival para la empresa de Elon Musk, la cual lleva el mismo nombre.

Esta nueva compañía es fundada por el joven Trevor Milton, de 38 años. Actualmente recibe apoyo de varios colaboradores en Europa, como el caso de Robert Bosch Gmbh, un proveedor automotriz alemán que ha ayudado a desarrollar el tren motriz eléctrico.

Los camiones por los cuales Nikola saltó a la fama fueron construidos en una fábrica de la empresa italiana Iveco. Bosch e Iveco poseen cada uno más del 6% de Nikola. CNH Industrial NV, la matriz de Iveco, acaba de registrar una ganancia de $ 1.5 mil millones en esa inversión.

Ambas empresas tienen diferencias marcadas, claro. Si bien ambos trabajan en la fabricación de vehículos con cero emisiones de gases nocivos al medio ambiente, Nikola se centra más en camiones pesados.  Otra diferencia es que Milton apuesta más por el combustible hidrógeno.

Nikola desarrolló su propio software de info-entretenimiento y sistema de gestión de la batería, así como la aerodinámica del vehículo. Más de 200 empleados de Bosch participaron en la construcción de partes importantes de los camiones de Nikola, incluido el motor eléctrico para el eje, la unidad de control del vehículo, la batería y la pila de combustible de hidrógeno.

Esta confianza en el hidrógeno como fuente de energía lo hace diferente a Tesla, así como la estrategia de construir todo “en casa”. Tesla se valió de Lotus, Mercedes Benz y Panasonic para desarrollar su Roadster.

La nueva empresa cuenta hasta el momento con 11 patentes estadounidenses, aproximadamente el 1% del total de Bosch se desarrolla en un año. “A Bosch se le paga para ayudarnos a alcanzar los estándares de la industria en productos”, comentó Trevor Milton.

En el ámbito de las finanzas, Nikola invirtió 68 millones de dólares en gastos de investigación y desarrollo. Su rival, Tesla, gastó 1.3 mil millones de dólares previo a su salto en el mercado.

Nikola es un prospecto fuerte que se introduce en la sub-industria automotriz sustentable, terreno que holgadamente dominaba Tesla, por encima de otras compañías tradicionales como Daimler. ¿Será posible que esta nueva compañía se convierta en un enorme titán que incremente los niveles de competencia en industria de vehículos eléctricos?

Fuente: The Washington Post