Uber, la startup que revolucionó la industria del transporte duplicó sus pedidos a través de la plataforma Uber Eats tras la pandemia por Covid-19. Sin embargo, la demanda de viajes en el servicio de viajes privados y transporte compartido cayó a niveles nunca antes vistos desde su fundación.

La empresa se esfuerza por apegarse a su objetivo de ser rentable sobre una base ajustada antes de fines de 2021, reduciendo los costos hasta donde más se pueda.

En este sentido, Uber registró una pérdida de 837 millones de dólares en el segundo trimestre del año. Las acciones cayeron 2.9% al cierre y las reservas brutas se mantuvieron por debajo del 75% con respecto al año pasado.

Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber, argumentó que la recuperación de los viajes dependerá de la capacidad que tienen los países para controlar el Covid-19. Los usuarios en países asiáticos son quienes están mostrando mayor actividad en esta etapa post pandémica, por lo que lideran la recuperación de las ganancias de la plataforma.

“Nuestra huella geográfica global sigue siendo una gran ventaja”, dijo Khosrowshahi.

El pasado jueves, 6 de agosto se conoció que la empresa  perdió 1,800 millones de dólares entre abril y junio. Durante los meses de mayor propagación del virus en Estados Unidos, 23% de los trabajadores fueron despedidos. La cantidad de usuarios activos en los 69 países en los que Uber opera se redujo a la mitad, de 99 millones a 55 millones.

Por su parte, los ingresos de la plataforma Uber Eats se duplicaron a 1.2 mil millones de dólares.

En julio, Uber anunció la compra de la compañía Postmates por 2.65 mil millones de dólares para expandir la capacidad operativa y abordar el negocio de envíos de productos básicos.

En el caso del servicio de transporte compartido, los ingresos en Estados Unidos y Canadá disminuyeron a 1,250 millones de dólares. La empresa además reveló que Estados Unidos es el país en el que menos conductores están regresando a la plataforma. En este momento Uber enfrenta varias demandas por la salud de sus conductores en California y Massachusetts, por presunta mala gestión en sus políticas de prevención.

Fuente: Reuters