La tecnología V2G significa en inglés Vehicle to Grid, o “del vehículo a la red” en español. Se trata de un sistema que permite que la energía almacenada en las baterías del vehículo pueda ser vendida a la red eléctrica cuando no esté en uso. A su vez, cuando la batería de un vehículo esté descargada, el flujo se invertirá y la electricidad fluirá de la red al vehículo.

En Bedfordshire, Inglaterra, la empresa Nissan inició las pruebas de esta tecnología gracias a un proyecto respaldado por E.ON, e4Future e Innovate UK.

“Durante el proyecto piloto, los vehículos se conectarán a los cargadores en intervalos diseñados para replicar los horarios de la flota corporativa, principalmente durante la noche, pero también por períodos de tiempo durante el día. El software de la planta de energía virtual de E.ON y una plataforma de carga de vehículos eléctricos digital proporcionada por Virta, automatizará la carga y la exportación de energía de acuerdo con señales como la demanda de la red, los precios de la energía y la intensidad de carbono de la combinación de energía”, describió el medio inglés Edie.

La tecnología V2G podría ahorrar 270 millones libras esterlinas (7,893 millones de pesos mexicanos) en Reino Unido al año por el hecho de conectar vehículos eléctricos a la red.

Nissan espera mostrar buenos resultados en torno a V2G para comercializar estos servicios, para empezar, en el Reino Unido, Francia, Bélgica e Italia.

“Las pruebas proporcionarán evidencia cuantitativa que muestre claras ventajas para las empresas que ya tienen una flota de vehículos eléctricos o que están listas para hacer la transición”, dijo el director del programa V2G de E.ON UK, Luke Ellis.

Por su parte, Peter McDonald, director de flota de Nissan GB, agregó que “muchas empresas de usuarios finales han ido más allá de la adquisición de vehículos eléctricos y ahora están listas para revisar su infraestructura energética para un mundo donde los vehículos eléctricos se están convirtiendo rápidamente en la norma”.

V2G por el momento es una tecnología emergente que no cuenta con mucha confianza en el ámbito comercial, sin embargo las empresas y gobiernos socialmente responsables del mundo están promoviendo su desarrollo.

El gobierno del Reino Unido está invirtiendo 20 millones de libras esterlinas para respaldar proyectos V2G como parte de su propósito de garantizar que los conductores de vehículos eléctricos nunca estén a más de 30 millas de un punto de carga.

Fuente: eZero