El Polestar 2 es el vehículo 100% eléctrico de la unión de Volvo y Geely, que destaca por ser el primero con el sistema operativo de Google.

Las propuestas tecnológicas ya han demostrado poder cubrir una infraestructura de carga sólida. Muchos gobiernos e instituciones internacionales han aportado recursos para acelerar este proceso, principalmente para reducir la brecha de precios entre los vehículos eléctricos y de gas, además de todos los beneficios para el medio ambiente. Ante esta realidad, la demanda aumenta y aumentará a pasos agigantados durante los siguientes años.

Volvo ha estado consciente de las circunstancias y por ello ha trabajado desde hace varios años con los vehículos híbridos, híbridos enchufables y totalmente eléctricos; a partir de ahí asocian a la marca Polestar en el año 2009 y posteriormente la compra en 2015.

La oficina central de Polestar se encuentra en Gotemburgo, Suecia, y el centro de producción de Polestar está en Chengdu, China. El Polestar 1 fue el primer vehículo de la compañía, un automóvil con una producción total de 1,500 unidades durante tres años a partir de 2019. El Polestar 2 de 2021 ahora está llegando a los Estados Unidos con el objetivo de vender 2,000 unidades este año y decenas de miles el próximo año.

Según FuelEconomy.gov de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA), “los automóviles híbridos enchufables y totalmente eléctricos comprados en 2010 o después de esa fecha pueden ser elegibles para un crédito fiscal federal sobre la renta de hasta $ 7,500. El monto del crédito variará según la capacidad de la batería utilizada para alimentar el vehículo. También se pueden aplicar incentivos estatales y/o locales “.

Mencionado lo anterior, esto le da a Volvo una ventaja frente a Tesla al consumir sus créditos en los últimos años.

Polestar 2 es el perfecto auto para la transición de los usuarios a la movilidad eléctrica, debido a que se siente y funciona como un automóvil tradicional. Tiene un muy buen diseño, con un aspecto aerodinámico que aún logra mantener una línea de techo alta.

Como casi toda la oferta actual de vehículos eléctricos en el mercado, Polestar 2 sigue siendo un vehículo heredado. Por moderna y avanzada que sea su tecnología, todavía se ve, se siente y funciona como un automóvil, y encaja en el molde tradicional.

”Hay seis acabados disponibles para el exterior; dudo en llamarlos colores, porque en mi opinión, son casi en escala de grises, con la excepción de una opción ligeramente azul. Es una paleta de invierno escandinava, seguro. En el interior, el aspecto es limpio, nítido y ordenado. La consola central está ocupada por una pantalla táctil de 11,5 pulgadas que flota libremente en orientación vertical, la consola central alberga sólo una breve fila de botones delante de un selector de marchas con forma de casco. El panel de instrumentos también es digital, con una pantalla para el conductor de 12,3 pulgadas con tres modos de visualización (Calma, Centrado en el automóvil y Navegación)”, señalaron los especialistas de Forbes que probaron un prototipo.

Fuente: Forbes