Bosch Automotive y Ford Motor Company recientemente llevaron a cabo una demostración de su nuevo sistema automatizado de valet parking ante la prensa especializada.

Se observó cómo el conductor, con solo el uso de su Smartphone, pudo dar la indicación a la inteligencia artificial del vehículo para que, por sí solo, se dirigiera a un puesto de estacionamiento. Durante el trayecto, el vehículo se detuvo al detectar peatones cruzando por su camino.

“Vemos el estacionamiento como un caso de uso de movilidad realmente importante. Estamos tomando la movilidad inteligente y combinándola con infraestructura inteligente y brindando una capacidad realmente importante para los consumidores”, indicó a la prensa Kevin Mull, director de ventas de soluciones de movilidad en Bosch.

La demostración se realizó en Detroit. El objetivo es avanzar en soluciones para facilitar el proceso de los conductores en su llegada a un espacio público. Los representantes de las empresas piensan que la inteligencia artificial, para que los carros se estacionen solos, lograría que se aprovechar mejor el espacio en los estacionamientos y ahorraría tiempo a los conductores para atender sus asuntos.

Mull anticipa que esta tecnología llegaría de la mano con la estandarización de la conducción eléctrica, mencionando que los vehículos se estacionarían solos en punto de recarga, a la espera de sus usuarios.

“Los vehículos también se pueden programar para que encuentren su camino hacia varios servicios en el lugar, como un lavado de autos”, destacó.

Por su parte, Mike Mansuetti, presidente de Bosh Norteamérica, señaló que “los sensores de infraestructura reconocieron y localizaron el vehículo para guiar de manera confiable su maniobra de estacionamiento, incluida la capacidad de detenerse y evitar peatones y otros peligros”.

Greg Stevens, gerente de Ford, indicó que el sistema “necesita conectividad para poder implementar comandos como dirección, cambios, frenado, señales de giro, arranque y apagado remotos, bloqueo y desbloqueo. En futuras interacciones, tendría sentido que los sensores en los vehículos y los sensores en la infraestructura funcionen juntos”.

“Nuestro objetivo es lograr que la tecnología esté lo más ampliamente disponible posible, ese es nuestro objetivo final”, añade Stevens.

Fuente: Bosch/Ford