La empresa de análisis en el sector automotriz Wood Mackenzie estima que las ventas de vehículos eléctricos aumentará 35 veces para 2040, llegando a las 45 millones de unidades vendidas al año y con un stock mundial que superará los 320 millones.

Especialistas calculan que la demanda por regulaciones para descarbonizar el transporte y estimular el mercado de vehículos eléctricos está creciendo vertiginosamente.

Si bien se proyecta que las ventas de vehículos eléctricos alcancen los 323 millones para 2040, la proyección es un 2% menor en comparación con las estimaciones anteriores de la empresa Wood Mackenzie. Esto se ha atribuido a la pandemia de coronavirus que retrasa las ventas totales de vehículos a nivel mundial en alrededor de dos años.

El análisis apunta que se espera que el precio proyectado de los paquetes de baterías caiga al umbral de $100 USD / KWh para 2024, un año antes que las proyecciones anteriores. También se espera que los puntos de recarga crezcan a 32,5 millones, además de 5,4 millones de puntos de venta residenciales y públicos respectivamente para 2030 con un valor de inversión de $ 2.700 millones y $ 3.300 millones.

Los autobuses eléctricos en China han representado la mayoría de las compras de vehículos eléctricos comerciales a nivel mundial, afirmó Wood Mackenzie. La demanda por autobuses eléctricos en el sector transporte se mantendrá hasta 2026.

“A pesar de que las existencias de vehículos eléctricos crecen 35 veces su tamaño actual, la curva de emisiones del transporte se aplanará y no caerá. La contribución global de las emisiones de CO2 del transporte aumentará en 1,3 megatones de aquí a 2040 ”, argumentó el analista principal de Wood Mackenzie, Ram Chandrasekaran.

“Los principales fabricantes de automóviles se han propuesto ser climáticamente neutrales para 2050 y ven a los vehículos eléctricos de batería (BEV) como la palanca más fuerte para lograr ese objetivo”, añadió.