La startup Bollinger Motors, con sede en Michigan, anunció que trabaja en una camioneta de reparto 100% eléctrica. La empresa calcula que la producción de este vehículo iniciará en 2022. Bollinger Motors se ganó el corazón de muchos consumidores por sus SUVs eléctricas.

Bollinger B1

El nuevo producto tendrá una tecnología configurable conocida como Deliver-E, para determinar las distancias entre puntos de salida y destino, calculando la cantidad de energía requerida para satisfacer las necesidades de los clientes.

“La camioneta tiene tracción delantera con suspensión trasera independiente y tiene una altura de piso de baja carga de 18 pulgadas y distancias entre ejes variables para adaptarse a múltiples configuraciones de carga. La compañía dijo que la distancia entre ejes será escalable a una variedad de clases de vehículos, incluidas las Clase 2B, 3, 4 y 5”, describe Bollinger.

Piso ultra-bajo y múltiples distancias de entre eje

La empresa ofrece cinco tamaños de paquetes de baterías diferentes que van desde 70 kWh a 210 kWh.

Bollinger Motors confirmó que cuenta con varios socios para construir el sistema Deliver-E en Estados Unidos a partir de 2022.

Anteriormente la empresa presentó el Chass-E, que no debe confundirse con el sistema de envío en desarrollo, Deliver-E.

Bollinger Chass-E

“Después de que Bollinger anunciara el Chass-E, la compañía recibió un montón de consultas de empresas de reparto y fabricantes de camiones de reparto, preguntando si se podía instalar en un furgón de reparto”, según el fundador y director ejecutivo Robert Bollinger.

“La respuesta fue no, porque el Chass-E tiene atributos que no necesitan las camionetas de reparto, como la tracción en las cuatro ruedas con suspensión ajustable y una gran distancia al suelo”, agregó.

Fuente: Tech Crunch