La empresa Airbus anunció un plan que consiste en el uso de hidrógeno como fuente de energía. Espera poder presentar los primeros aviones comerciales con cero emisiones para 2035.

Cabe mencionar que la pandemia por Covid-19 impactó fuertemente en los ingresos de la empresa, por lo que se sienten en la obligación de disrumpir en el mercado aeronáutico con ideas innovadoras.

El vicepresidente de la compañía, Glenn Llewellyn, afirmó que este proyecto se trata del “cambio más estimulante que la aviación ha conocido”.

Se plantea la fabricación de tres modelos de aviones sustentables:

Uno de los modelos tendrá un alcance de más de 2.000 millas náuticas (más de 3.500 kilómetros) y capacidad para entre 120 y 200 pasajeros. Contará con un motor de turbina de gas modificado que funciona por combustión de hidrógeno.  Se utilizará para viajes transcontinentales

El segundo modelo, más pequeño, será para trasladar hasta 100 pasajeros. Contará con un motor con turbo-hélice, en lugar de turbina y tendrá propulsión con combustión de hidrógeno en motores de turbina de gas.

El más ambicioso es el tercero, tanto a nivel de diseño como de arquitectura. Podrá llevar hasta 200 pasajeros. Seguirá el concepto del ala volante, solo usado hasta ahora en aparatos experimentales o en el bombardero estadounidense B-2.

ZEROe es el nombre que engloba a estos tres proyecto. Aún no se sabe si los tres serán concluidos para 2035, pero en los siguientes cinco años se concretará cuáles de los tres es viable fabricar y comercializar; o en caso de que así lo consideren, los tres.

 “Creemos que es factible si hacemos las cosas bien y si el sector evoluciona con nosotros”, comentó el vicepresidente ejecutivo de Ingeniería, Jean-Brice Dumont.

Aún se desconoce la inversión puesta en el proyecto, sin embargo se calcula que son decenas de miles de millones de euros.

 “Creo firmemente que el uso del hidrógeno -en combustibles sintéticos o utilizados como fuente de energía primaria para aviones comerciales- tiene el potencial de reducir significativamente el impacto climático de la aviación”, concluyó el presidente ejecutivo, Guillaume Faury.

Fuente: Airbus Media