La caída en los precios de las baterías podrían impulsar la comercialización de los vehículos eléctricos al no necesitar incentivos gubernamentales para que estos modelos sustentables sean más baratos que los de combustión tradicional, según proyecciones de analistas.

Expertos señala que, por nombrar algunos ejemplos, un Volkswagen ID.3 eléctrico tendría el mismo precio que un Golf, un Tesla Model 3 igual que un BMW Serie 2. Incluso, el pago mensual de un Renault Zoe podría equivaler a una cena para dos en París.

Si bien es cierto que la pandemia golpeó las ventas de toda la industria automovilística, los vehículos eléctricos se vieron menos afectados que los tradicionales. Esto se debe a que sus costos cada vez son más similares.

Además, ante regulaciones pro ambientales de la Unión Europea, las empresas de autos están ofreciendo automóviles eléctricos para cumplir con las regulaciones sobre emisiones de dióxido de carbono.

En Alemania, un Renault Zoe eléctrico se puede alquilar por 139 euros al mes, o 164 dólares.

Por otro lado, los vehículos eléctricos alcanzan la misma popularidad en los Estados Unidos que en Europa. Estos solo representan el 2% de las ventas totales de coches, mientras que en Europa esta cifra asciende a 15% , incluyendo los híbridos.

“A medida que los automóviles eléctricos se vuelven más comunes, la industria del automóvil se acerca rápidamente al punto de inflexión en el que, incluso sin subsidios, será tan barato, y tal vez más barato, tener un vehículo enchufable que uno que quema combustibles fósiles. El fabricante de automóviles que alcance la paridad de precios primero puede estar posicionado para dominar el segmento”, apuntó el analista Matthias Schmidt en Berlín.

En años anteriores expertos señalaban que a partir del 2025 se vería el cambio en el consumo de los conductores, sin embargo los avances tecnológicos adelantaron este acontecimiento.

“Estamos viendo que la densidad de energía aumenta más rápido que nunca”, dijo Milan Thakore, analista de investigación senior de Wood Mackenzie, quien cree que la era de los vehículos eléctricos iniciaría en 2024.

Hui Zhang, director gerente en Alemania de NIO, por otro lado tiene expectativas más optimistas, pues cree que la paridad podría lograrse en 2023.

El profesor de la Universidad Carnegie Mellon Venkat Viswanathan dijo: “Ya estamos en una línea de tiempo muy acelerada. Si le preguntaras a alguien en 2010 si tendríamos paridad de precios para 2025, habrían dicho que era imposible “.

Otra forma de analizar los costos es a través de todas las labores de mantenimiento que requieren los vehículos con gasolina o diésel, por ejemplo cambios de aceite o bujías nuevas. La electricidad es más barata, por kilómetro que la gasolina.

Cabe destacar que los consumidores tienden a enfocarse en los precios y, aunque quizá aún falten algunos años, no pasará tanto tiempo para que los vehículos eléctricos cuesten tan poco como un coche económico de concesionario.

Fuente: The New York Times