El Foro Económico Mundial presentó un informe que augura una “transformación del transporte” si se logran los objetivos enmarcados en el Acuerdo de París, como por ejemplo la descarbonización.

Otro informe del proyecto aleman Transport for Under Two Degrees, llamado “Way Foward”, afirma que los gobiernos en vez de subsidiar el automovilismo deben construir vías para bicicletas y vehículos grandes  para el transporte público en ciudades.

Way Forward recoge datos de otros estudios y agrega entrevistas cualitativas de expertos internacionales en el ámbito del transporte. Varios representantes de ONG’s y gobiernos nacionales y locales intervinieron en el estudio. En total se consultó a 346 expertos de alto nivel, de 56 países.

“Como subraya el estudio, la descarbonización del sector del transporte es crucial y, al mismo tiempo, posible, dados nuestros avances técnicos y la estructura de gobernanza internacional”, destaca el prólogo del informe, escrito por Hinrich Thölken, Director de Política Energética y Climática de Auswärtiges Amt.

La pandemia del Covid-19 tiene una importante influencia en esto, pues el registro de caídas en el uso de automóviles es algo que tendría una profunda influencia para dar pie a cambios sistémicos en el sector de la movilidad.

“En la actualidad existe una oportunidad de alinear las estructuras de gobernanza en el sector de la movilidad hacia un sistema más sostenible, resiliente, eficiente e inclusivo”, señala el informe. Además, destaca diez “ideas clave” que deberían ser considerada por los políticos para descarbonizar sus sistemas de transporte.

Dentro de sus proyecciones, afirman que el uso futuro de vehículos personales no será sostenible, por lo que los gobiernos se verán obligados a estimular la movilización sustentable a través de bicicletas o sistemas eléctricos de transporte colectivo.

La mayoría de los expertos coinciden en que, en lugar de soluciones tecnológicas, las personas deben verse obligadas a abandonar las modalidades de transporte que dañan el planeta.

“No existe una solución tecnológica para un problema social. Solo los modelos comerciales que cumplen con los objetivos de París están preparados para el futuro”, dijo el director de Agora Verkehrswende, Christian Hochfeld, en el lanzamiento del estudio.

La mayoría de los expertos encuestados opinan que se deberían aumentar los impuestos de vehículos con motores de combustible para desincentivar su uso.  Si bien las soluciones eléctricas o drones impactaran positivamente en el medio ambiente, no sería suficiente para resolver congestión u otros problemas urbanos.

“Dado su alto consumo de energía por unidad o pasajero transportado, los drones probablemente seguirán siendo una tecnología de nicho”, respondieron los expertos encuestados.

A pesar de la visión que ha vendido Elon Musk al mundo entorno a las conducción autónoma, los expertos no creen que esta tecnología sean un estándar global hasta 2050.

En este sentido, creen que los gobiernos no deberían alentar su uso porque podrían traer consigo “efectos potencialmente negativos a través de una mayor expansión urbana y volúmenes de transporte, así como una mayor demanda de energía ”.

“Lo principal es sacar a la gente del automóvil, no solo del asiento del conductor”, señaló un colaborador anónimo de transporte y economía en el informe.

Artículo original completo: Forbes