El vicepresidente de ventas de tecnología automotriz de Bosch México, Eduardo Watty, aseguró que su empresa está dedicada al desarrollo del manejo autónomo, eléctrico e inteligente en el país.

Reveló importantes datos en torno a los avances en soluciones innovadoras y cómo serían aplicadas en México; sin embargo, adelantó que la inteligencia artificial es uno de los pilares para la evolución de los coches a mediano plazo.

El vehículo funcionará como un teléfono inteligente en donde está conectado con toda la red y servirá para incrementar todos los servicios que van dentro de la movilidad. Un vehículo está sirviendo de extensión de tu casa u oficina, ingresas al vehículo y podrás hacer prácticamente lo que necesites, y si estás en el tráfico, puedes aprovechar ese tiempo. Todo se logra con inteligencia artificial”, argumentó Watty en exclusiva para El Economista.

En este sentido, recalcó que “la inteligencia artificial juega un papel importante y estamos desarrollando productos para lograr automotores inteligentes, que auto-aprendan y esto, es básico para el manejo autónomo”.

Watty vaticina de que, en México, el uso de motores de combustión continuará hasta dentro de más de 10 años, aunque para entonces surja una gran variedad de alternativas para la conducción eléctrica.

Sobre la conducción autónoma, el ejecutivo mencionó que estas soluciones ya se están desarrollando en México, tomando como referencia los procedimientos considerados para el mercado estadounidense.

Un ejemplo de manejo autónomo actual en México es el uso de Parking Lots. “Los estacionamientos, donde guían tu vehículo a través de sensores, a un lugar de estacionamiento, un valet parking autónomo”, indicó Watty.

Bosch está alineándose con las instituciones jurídicas de México y otras organizaciones gubernamentales  para la implementación de soluciones autónomas y eléctricas dentro de la vida diaria de la sociedad mexicana.

“En Bosch México, estamos trabajando con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, la normativa para los vehículos eléctricos, para tener una misma base para todos y lograr un desarrollo equitativo. También estamos trabajando con la Secretaría de Economía y otras instituciones, para incrementar la seguridad de los vehículos a través de la NOM 194, en donde queremos migrar de ABS (sistema anti bloqueo de frenos) a un ESP (Control de Estabilidad Electrónica) e incluir diferentes sensores para hacer los vehículos más seguros”, concluyó Watty.

Fuente: El Economista