El crecimiento del comercio de vehículos eléctricos en Europa crece de tal manera que todo apuntó que, en un futuro cercano, lograría superar a China en este sentido según la firma de investigación automotriz con sede en Londres, Jato Dynamics.

Sin embargo, los mercados de vehículos eléctricos en Estados Unidos y Europa aún están muy poco desarrollados, a diferencia del chino que ha logrado priorizar la asequibilidad, la centralización de la planificación y el uso de datos para comprender mejor a los consumidores. Las ventas de coches sustentables en el primer semestre de 2020 superaron a China por primera vez desde 2015

“Lo que los gobiernos en los mercados de vehículos eléctricos subdesarrollados ahora necesitan es un plan más centralizado para catalizar el crecimiento y crear un entorno óptimo para generar confianza en los consumidores haciendo que las adopciones sean lo más simples posible”, señaló el informe de Jato.

Cabe mencionar que China ha desarrollada una infraestructura pensada para los usuarios de vehículos eléctricos. Según la Agencia Internacional de Energía, el número de puntos públicos de carga lenta y rápida llegó a 862,118 en todo el mundo, con China tomando una participación del 60%.

El pionero en Estados Unidos es Tesla, con sede en California, y es el mayor fabricante de vehículos eléctricos en el mundo. Recientemente redujo el precio de su Model 3 fabricado en China a 249,900 yuanes ($ 36,800), el más barato del mercado.

En Shanghái, la matrícula de un vehículo con motor de combustión cuesta 13,000 dólares, mientras que es gratis para un vehículo eléctrico, lo que “crea un enorme incentivo económico y hace que el uso de vehículos eléctricos sea una obviedad”, según Jato.

Si bien China no es el único país en subsidiar la industria de la movilidad eléctrica, es el que más la incentiva.

“A pesar de que los datos de ventas muestran signos de una desaceleración inminente, una vez que los subsidios se eliminen por completo, el mercado de vehículos eléctricos en China aún estará muy por delante de sus competidores. Actualmente, hay 138 modelos de vehículos eléctricos diferentes disponibles en China, 60 en Europa y 17 en los Estados Unidos“, apunta el informe.

China ha hecho un trabajo inteligente al usar los datos de los usuarios para comprender mejor el comportamiento de los consumidores chinos, el cual es significativamente diferente a los de Europa.

 “Los consumidores chinos son expertos en tecnología, pioneros en adoptar y ansiosos por estar a la vanguardia del desarrollo digital. Un tercero cree que es fundamental tener conectividad en el automóvil, en comparación con el 18% de los consumidores en Alemania. Los consumidores europeos suelen ser más reacios a la adopción de vehículos eléctricos, no están seguros de las capacidades de los vehículos eléctricos y prefieren ceñirse a lo que saben”, concluye el informe.

Fuente: Bloomberg