El AirCar es un revolucionario vehículo disruptivo de la empresa eslovaca KleinVision. Como su nombre lo indica: es un coche volador. Recientemente completó sus dos despegues de prueba, alcanzando una altitud de más de 457 metros. Es todo un éxito.

Parece un coche normal, estilo deportivo y con un toque futurista en su diseño. Sin embargo, en sus costados se despliegan dos alas que le dan la capacidad de volar.

Es importante aclarar que el carro funciona como cualquier otro y mantiene sus alas “escondidas” hasta que le toca alzar vuelo. Con presionar un botón el vehículo se transforma en una pequeña avioneta.

El diseñador de esta maravilla es el profesor Stefan Klein, el responsable de fabricar este vehículo de 1,100 kilos, con la capacidad de trasladar 200 kilos en el aire.

El AirCar cuenta con un motor BMW de 1.6 litros que produce 140 hp y es capaz de conducir de manera autónoma  hasta mil kilómetros.

Las piezas con las cuales se construyó fueron elaboradas por la empresa eslovaca SKMODEL. Según se asegura, cumplen con los más altos estándares de calidad utilizando métodos de alta tecnología.

Para despegar el coche primero debe alcanzar una velocidad de 200 km/h, por lo que necesita una pista. Las pruebas del prototipo se realizaron en el aeropuerto Piestany en Eslovaquia.

El coche se presentó por primera vez al mundo el 5 de noviembre de 2019 en la CIIE en Shanghai, China. Rápidamente ha captado la atención de muchos inversionista, por lo que se le está sometiendo a intensas pruebas en tierra y aire antes de pensar en comercializarlo o promoverlo para a la sociedad.

Fuente: CNN /KleinVision