La empresa sueca Voi, dedicada al alquiler de scooters eléctricos en Europa, se asoció con Luna, empresa de inteligencia artificial enfocada a interacciones con clientes, con el fin de desarrollar nuevas tecnologías que incluyen algoritmos de machine learning, así como cámaras de gama alta para sus flotas. Uno de los principales objetivos es que los usuarios detecten peatones o vehículos cercanos para evitar accidentes.

De esta manera se reforzaría la seguridad de los scooters para la sociedad, tema que estaba en tela de juicio en muchos países y que incluso llegó a haber prohibiciones de estas aplicaciones por el mal planteamiento en torno a la seguridad integral del usuario.

Los scooters han demostrado ser una solución rápida, divertida y respetuosa con el medio ambiente en diferentes ciudades del mundo.

Tanto Voi como Luna creen que esta nueva tecnología permitirá a los usuarios transitar de manera más segura por las zonas densas en ciudades pobladas.

Otro de los avances que se busca es que los vehículos comprendan mejor la superficie por la cual se desplazan para responder adecuadamente. Por ejemplo, que detecten si están en un carril para bicicletas, una acera o en una calle amplia donde transitan coches.

Las pruebas de estas tecnologías se llevarán a cabo en la ciudad de Northampton, en Reino Unido, durante la última semana de noviembre. Se observará cómo la inteligencia artificial se adapta a los diferentes entornos.

Tras concluir el período de pruebas y que la inteligencia artificial haya aprendido lo suficiente para iniciar operaciones, se avanzará a la introducción de estos vehículos al mercado formal, esperando revolucionar este sector.

Fuente: Popular Mechanics