Zoox es una startup que fue adquirida por Amazon por más de 1,000 millones de dólares a principios de 2020 para avanzar en soluciones de conducción autónoma en Estados Unidos. Se tenía prometido que el 14 de diciembre se revelarían avances sobre este su “RoboTaxi”; sin embargo, reporteros avistaron el vehículo este lunes en San Francisco.

Al igual que Waymo o Cruise de General Motors, Zoox ha estado haciendo pruebas en vehículos normales para recoger información que permita alimenta la inteligencia artificial del modelo. El “robotaxi” de Zoox es simétrico, pero no cuenta con partes traseras o delanteras, la idea es que vaya en ambas direcciones con la misma eficacia.

Comentarios filtrados de los desarrolladores apuntan que las cuatro ruedas también se pueden dirigir de forma independiente, lo que permite que sea muy maniobrable y posiblemente también gire en su lugar.

El diseño de Zoox es similar al de Cruise, Easymile y muchos otros, con puertas corredizas en el centro de una forma cuadrada redondeada y asientos frente a frente.

El modelo cuenta con ocho LIDARs (sensores con láser) en las esquinas, uno horizontal y otro inclinado hacia abajo. En este sentido, se diferencia de otros vehículos, porque dichos sensores están montados en soportes que sobresalen del automóvil, lo que les brinda una vista ligeramente mejor y la capacidad de ver incluso los lados del vehículo sin puntos ciegos. Los especialistas sugieren que ese cambio brinda un poco más de seguridad para otros coches y peatones.

Brad Templeton, colaborador de Forbes, contó que en una entrevista con el cofundador de la startup, Jesse Levinson, planteó la particularidad con la que Zoox posiciona sus sensores. “El año pasado, le pregunté a Jesse Levinson, cofundador y director de tecnología de Zoox, sobre algunas de las razones por las que quería emprender la difícil tarea de fabricar un vehículo personalizado. Si bien hay varios factores, uno que describió fue de hecho la capacidad de tener un control completo de la ubicación del sensor. Tim Kentley-Klay, el otro cofundador, valoró particularmente el diseño simétrico por la facilidad de fabricación y la comodidad del ciclista. Un vehículo así nunca ‘retrocede’ porque no tiene dirección hacia adelante o hacia atrás. Como tal, puede recoger clientes y llevarlos inmediatamente sin necesidad de darse la vuelta. Queda por ver si esa es una característica excelente o algo agradable de tener”, relató Templeton.

Fuente: Forbes