Caio Zapata, director general de Énestas, celebró que su compañía haya logrado presencia en cerca de la mitad de México gracias a sus soluciones en el sector energético, que involucra directamente el transporte, la minería, la industria, la agricultura y el petróleo.

La empresa proporciona gas natural para generar energía para otras empresas o, en el caso del sector transporte, para sistemas de tren y barcos.

En Estados Unidos, Énestas ya adquirió permisos federales para usar gas natural licuado (GNL) como combustible. Zapata espera que en México ocurra lo mismo para fortalecer las operaciones de la compañía.

“Recientemente, hemos construido una terminal en Veracruz que es la primera terminal de este tipo en el continente y quizás también en el mundo. La terminal recibe etano líquido y GNL y lleva recibiendo barcos desde principios de 2020 sin incidentes. Es una instalación muy segura y eficiente, además de una prueba de que en México se pueden desarrollar buenos proyectos y operar de manera efectiva”, dijo Zapata en una entrevista para la revista Mexico Business.

Para el ejecutivo, el GNL posee un enorme potencial ya que es el segundo combustible más barato en México, después del gas de tubería.

“Aunque no hay forma de competir con los gasoductos, la infraestructura de México es aún bastante escasa. Esto ha hecho que el GNL tenga un mercado sólido que esperamos se mantenga durante los próximos 25 a 30 años. Se ha invertido mucho en el crecimiento de la red de gasoductos, pero aún queda un largo camino por recorrer para lograr una buena penetración de mercado en este sentido. Texas, por ejemplo, que tiene un PIB similar al de México, tiene una penetración mucho mayor. La forma de suministrar gas a las empresas que no están conectadas a la red de gasoductos será el GNL en el futuro previsible”, señala.

Zapata asegura que Énestas opera con soluciones tecnológicas que le facilitan las tareas y que, por esta misma razón el confinamiento, la pandemia de Covid-19 no ha golpeado el desarrollo de su negocio.

 “Contamos con sistemas de telemetría que brindan una visibilidad completa de la cantidad de gas que pasa, la presión, la temperatura y la ubicación del GPS, entre otros factores. Toda esta información está en todo momento a disposición de nuestros clientes y puede integrarse sin problemas en sus oficinas. Para nosotros, trabajar desde casa no nos ha cambiado mucho, porque ya contábamos con todas estas herramientas y tecnologías”, indicó.

Sobre sus metas en 2021, Énestas aspira multiplicar el tamaño de sus redes de distribución.  Espera convertirse en proveedor de múltiples compañías y que estas entiendan la importancia de usar combustibles más limpios.

Queremos hacer crecer nuestra red de distribución. Sorprendería saber cuántos parques industriales están usando combustibles más sucios, que terminan costando más. Para algunas empresas, estos costos representan entre el 30 y el 40 por ciento de sus gastos operativos. Ahorrar dinero al usar un combustible más limpio y eficiente puede convertirse en una gran ventaja para operar. Ahora podemos llegar a los estados del sur de México. Queremos seguir trabajando en esas ubicaciones”, concluyó.}

Los principales beneficios de utilizar Gas Natural Licuado (GNL) en el transporte de carga pesada son:

  • Ahorro en costos de combustible y mantenimiento del motor.
  • Reducción de emisiones contaminantes, hasta un 90% vs. diésel.
  • Mayor seguridad en el almacenamiento.
  • Mayor control de suministro y consumo.
  • Mayor autonomía, se pueden recorrer hasta 1600 km.

Además las estaciones de servicio para autoconsumo se pueden instalar en cualquier punto, ocupando un mínimo espacio.

Fuente: Mexico Business / Énestas