Navistar en alianza con General Motors, planea vender camiones pesados impulsados por hidrógeno en los próximos tres años, como parte de una estrategia comercial para ofrecer soluciones libres de emisiones. La empresa OneH2 también participa en este proyecto para complementar la infraestructura necesaria en el ecosistema del transporte impulsado por hidrógeno.

Navistar aspira revolucionar el sector transporte de largas distancias y estandarizar su modelo de negocio dentro del mercado, a la vez en que propone reducir gases de efecto invernadero. Por su parte, GM colabora en desarrollo de cubos de energía para servir como combustible de las unidades y OneH2 se encargará de crear una infraestructura, a través de estaciones de servicio y procedimientos para trasladar el hidrógeno.

Se realizarán pruebas piloto de la mano de la empresa de camiones J.B Hunt, quienes serán los primeros en probar la efectividad de este sistema. Según Navistar, las unidades podrán recorrer 800 kilómetros en una sola carga y la duración de la recarga serían menos de 15 minutos.

Se espera que el sistema completo, tanto en infraestructura de OneH2 como en  unidades de Navistar, esté disponible comercialmente durante el 2024.

“Se abrirá y se ampliará a otras empresas. Ha habido mucho interés por parte de nuestros clientes “, dijo el director general de Navistar, Persio Lisboa.

“Puede estar en cualquier lugar. Tenemos mucha flexibilidad a medida que implementamos esto ”, dijo Nick Hobbs, director de operaciones de la compañía.

Por su parte, Charles Freese, director ejecutivo del negocio de celdas de combustible de GM, señaló: “Los camiones de celda de combustible de hidrógeno tienen una ventaja sobre los camiones que funcionan con baterías eléctricas, con un alcance más largo para tirar de cargas pesadas y porque se pueden repostar más rápido”.

Fuente: Miami Herald