La empresa automotriz Jaguar Land Rover anunció que para 2025 dejará de fabricar vehículos tradicionales de gasolina y diésel, para dedicarse por completo a los vehículos eléctricos.

Así lo confirmó el director ejecutivo de la compañía, Thierry Bollore, quien ocupa su cargo desde hace un año y quiere re imaginar el modelo de negocio de la empresa hacia uno más sostenible y moderno.

El SUV I-Pace es el único modelo eléctrico de la compañía en la actualidad. Este vehículo se produce en Austria. Bollore, a pesar de ello, asegura que están desarrollando su infraestructura para dar el gran en un mediano plazo.

Land Rover, mientras tanto, dejará de producir vehículos ICE para la venta en el Reino Unido para 2030, de acuerdo con la prohibición del Gobierno de nuevos coches de gasolina y diésel, y dejará de producirlos a nivel mundial para 2036. Land Rover también lanzará seis nuevos coches eléctricos puros. en los próximos cinco años.

Jaguar invertirá 3,500 millones de dólares todos los años hasta 2030 para desarrollar soluciones y las nuevas funciones de estos vehículos eléctricos de cero emisiones.

“Las áreas específicas de enfoque incluyen la mejora de la tecnología de baterías, la ampliación de las celdas de combustible de hidrógeno y la producción de vehículos eléctricos más livianos”, adelantó Jaguar.

Bollore considera fundar nuevas marcas para ofrecer soluciones y productos de energía limpia. En este sentido, se pueden esperar servicios de carga y suministro de electricidad.

Bentley, Honda y Ford son otros fabricantes que están considerando vender únicamente coches eléctricos en Europa para 2030. Otras empresas presionan a los gobiernos de sus países para trazar políticas que beneficien las actividades económicas relacionadas a esta nueva industria, entre ellas destacan compañías como Stellantis.

Fuente: El Economista