La multinacional francesa de llantas Michelin se comprometió con el uso de a materiales 100% renovables, reciclados y de origen biológico en sus neumáticos para 2050. Adelantó que, para dicha meta, se llevará a cabo un largo camino de investigación y desarrollo, así como alianzas con otras empresas para el encontrar nuevas soluciones.

En 2018, alrededor del 28% de los componentes utilizados para fabricar los neumáticos del Grupo Michelin se clasificaron como “sustentables”. La firma aplica esta definición a materiales reciclados, renovables y de base biológica. El frotado natural, que es el ingrediente principal de un neumático, entra dentro de esta definición. Pero los neumáticos también contienen más de 200 otros ingredientes que, si bien son útiles para la calidad del neumático, tienen un alto impacto medioambiental. Estos incluyen resinas sintéticas y sílice.

La empresa presentará planes específicos para eliminar y reemplazar materiales no sostenibles en un futuro próximo. Por ahora, ha dicho que el impulso para cambiar el suministro y el diseño de materiales será una prioridad para los 6,000 empleados de su centro de Desarrollo e Investigación.

También dijo en un comunicado que continuará forjando nuevas “asociaciones audaces con empresas innovadoras” y ampliará las colaboraciones existentes. Los socios de Michelin incluyen Axens e IFP Energies Nouvelles, que encabezan una instalación que produce butadieno de origen biológico a partir de residuos vegetales en Francia; Pyrowave, que suministra estireno reciclado y Carbios, los creadores de un proceso de reciclaje enzimático para PET.

Axens e IFP Energies Nouvelles, quienes conforman la iniciativa BioButterfly, han trabajado de cerca con Michelin desde 2019 para sustituir el butadieno derivado del petróleo a través de un proceso que incluye madera, cáscaras de arroz, hojas, tallos de maíz y otros desechos vegetales.

Pyrowave, por su parte, es una firma canadiense capaz de producir estireno reciclado a partir de plásticos que se encuentran en envases de productos comerciales.

Carbios, otro aliado de Michelin, es una startup francesa que se dedica a la desintegración de plásticos PET.

Michelin impulsa la economía circular en su participación en BlackCycle, una iniciativa de la Unión Europea, que reúne a 13 socios del sector público y privado para diseñar procesos de producción de neumáticos nuevos a partir de neumáticos fuera de uso.

Fuente: Automotive World / Michelin