Dentro del debate sobre las tecnologías limpias para borrar la huella de contaminación que deja el sector de la movilidad, muchos especialistas evalúan la eficiencia de baterías eléctricas o el hidrógeno para conseguir un mejor rendimiento en vehículos pesados.

En este sentido, Volvo Group apuesta por ambas alternativas en el marco de la presión internacional, especialmente por la Unión Europea, para que las compañías del sector abandonen el combustible fósil en sus operación y se alineen al Acuerdo de París.

“Estoy convencido de que un actor tan importante como Volvo Group sin duda necesitará ambas tecnologías. Necesitaremos ambos, ya que sirven para diferentes propósitos. Tendremos vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno en el mercado durante la segunda mitad de esta década, entre 2026 y 2030″, dijo el director de tecnología de Volvo, Lars Stenqvist, a Forbes en una entrevista.

Ante la disminución de los costos de las baterías de iones de litio y la mejora de la seguridad y durabilidad, muchos fabricantes tradicionales, como General Motors, Ford y Volkswagen han reforzado sus planes de electrificación en el corto y mediano plazo. Por su parte, otros como Toyota, Honda y Hyundai priorizan el hidrógeno.

Daimler Truck y Volvo Group concretaron el establecimiento de su empresa conjunta, Cellcentric, para la generación de celdas de combustible. Como parte del acuerdo, Volvo Group compró una participación del 50% en la anterior Daimler Truck Fuel Cell GmbH & Co. por 725 millones de dólares. La nueva empresa desarrollará, producirá y comercializará sistemas de pilas de combustible para su uso en vehículos pesados.

Volvo FE eléctrico.

Sobre esto, Volvo aclara que las baterías son adecuadas para vehículos pesados que realizan viajes cortos.

“En el caso de los vehículos eléctricos a batería, puede comenzar con aplicaciones urbanas. Puede comenzar con la basura, puede comenzar con la distribución local, puede subir a la distribución regional. Con las aplicaciones de celdas de combustible de hidrógeno, se viene desde el otro ángulo: un largo recorrido realmente exigente, donde realmente hay largas distancias de conducción. En muchos casos en los que no regresa a casa por la noche, por lo que no puede confiar en su propia infraestructura de carga. Es en esas aplicaciones donde creemos que las pilas de combustible para camiones grandes servirán para un propósito poderoso”, comentó Stenqvist al respecto.

Fuente: Forbes