El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, anunció un proyecto que revolucionará el transporte público de su país, con el fin de que los pasajeros se beneficien de un mejor servicio de autobuses para fortalecer la frecuencia, fiabilidad, facilidad y a un costo menor. La propuesta pretende mejorar la coordinación de las unidades y reconectar a todas las comunidades en ese territorio.

En este sentido, se invertiran 3,000 millones de libras esterlinas para la reorganización “más ambiciosa del sector de los autobuses en una generación”. Uno de los objetivos es estimular a los pasajeros a dejar de lado la movilización en coches particulares. De esta forma se reducirá la contaminación. Se construirán cientos de millas de nuevas rutas autobuseras para que los viajes sean más expeditos y confiables.

Sustentabilidad, lo primero

En un comunicado gubernamental, se informaron planes de “entregar 4000 nuevos autobuses eléctricos o de hidrógeno construidos en Gran Bretaña proporcionará viajes limpios, silenciosos y sin emisiones”. Asimismo, limpiar las operaciones de conducción para viajes inter regionales en el país. Además, se desea poner fin a las las ventas de nuevos autobuses diésel.

 “Los autobuses son salvavidas y liberadores, conectan a las personas con trabajos que de otro modo no podrían tomar, llevan a los jubilados y a los jóvenes a ver a sus amigos, mantienen los centros urbanos y protegen el medio ambiente.

“A medida que nos recuperamos de la pandemia, los autobuses será uno de nuestros primeros actos de nivelación”, comentó Boris Johnson. “Al igual que lo hicieron en Londres, nuestras reformas harán que los autobuses sean el medio de transporte preferido, reduciendo el número de viajes en automóvil y mejorando la calidad de vida de millones de personas”, añadió.

El primer ministro concluyó con que debido “a la disminución en el uso causada por la pandemia, los operadores de autobuses ya han recibido un importante apoyo de emergencia del gobierno. A partir de este verano, solo los servicios bajo estos acuerdos serán elegibles para el apoyo continuo o cualquier nueva fuente de financiamiento de la inversión transformacional de £ 3 mil millones. El gobierno también consultará a finales de este año sobre la reforma de la Subvención para Operadores de Servicios de Autobuses, la corriente principal actual de financiamiento de autobuses del gobierno, para lograr los mismos objetivos”.

Fuente: Gobierno de Reino Unido