Toyota inicia su camino como proveedor de tecnología para vehículos libres de emisiones de carbono. La compañía japonesa desarrolló un sistema modular de celdas de combustible para vehículos pesados como autobuses, trenes y barcos.

A través de un comunicado, Toyota señaló que el objetivo es aumentar el uso de celdas de combustible poniendo a disposición de las empresas una solución plug-and-play para la gama más amplia posible de aplicaciones.

Los módulos incluyen accesorios como el control de energía, el suministro de aire, refrigeración y las líneas de hidrógeno. Estos productos permitirán configuraciones verticales y horizontales, con una potencia de 60 a 80 kilowatts. La versión vertical pesa alrededor de 250 kg, mientras que la versión horizontal pesa alrededor de 530 kg.

Toyota no ha revelado quiénes son o quiénes serán sus clientes, sin embargo asegura que los programas piloto para estos módulos han sido exitosos en autobuses de Japón. Otras empresas como Ballard y General Motors ya forman parte de este mercado, con sus módulos y celdas de combustible limpio para vehículos de reparto o transporte colectivo.

Hyundai, en diciembre, había presentado su nueva marca, HTWO, que se dedicará a las celdas de combustible de varios tipos de vehículos. Si bien, a diferencia de Toyota, no ha confirmado aplicaciones para barcos y trenes, asomaron que podía ser una posibilidad.

Toyota recalca que el éxito de estos proyectos, para la reducción de emisiones, depende del origen del hidrógeno. Por ello destaca la necesidad de emplear hidrógeno verde para ser consecuentes con los objetivos ambientales internacionales.

Fuente: Green Car Report