El Instituto Ambiental de Estocolmo considera que en el futuro cercano, los camiones eléctricos competirán económicamente con los camiones tradicionales de diésel. Esto ocurrirá a medida de que se desarrolle la tecnología de baterías eléctricas y cargadores.

El sector transporte genera una cuarta parte de las emisiones globales de carbono. Lograr este objetivo sería un paso trascendental de cara al cumplimiento de los objetivos climáticos.

Los vehículos eléctricos no han podido superar, en preferencia por parte de los consumidores, a los tradicionales porque se les considera ineficientes para recorrer largas distancias y demasiado costosos.

“La tecnología de la batería está muy cerca de un umbral que hace que los camiones eléctricos sean viables y económicamente competitivos. Todo lo que falta es un componente complementario: la carga rápida“, dijo Bjorn Nykvist, investigador principal de SEI.

Según el estudio, el uso de energía y el peso del paquete de baterías, mostró que la disponibilidad de una carga rápida y de alta capacidad era clave, ya que eso significaba que las baterías de los camiones podían mantenerse relativamente pequeñas y livianas. Esto podría fungir como incentivo para motivar la compra y desarrollar una infraestructura de carga más sólida.

“En muchos entornos, los camiones de carga eléctricos pueden desempeñar un papel importante en la reducción de las emisiones del transporte pesado“, apuntó la investigadora Olle Olsson.

Volvo Trucks, la principal marca de camiones de AB Volvo de Suecia, tiene como objetivo vender una gama completa de camiones eléctricos de servicio pesado en Europa a partir de este año.

Fuente: Reuters