Segway comercializará una motocicleta de energía limpia y diseño “ultrafuturista” de nombre Apex H2. Esta funcionará con un tren motriz de hidrógeno. Según explica la empresa, el hidrógeno se convertirá en electricidad mediante una pila de combustible. El vehículo cuenta con una salida de escape, pero no saldrá más que vapor de agua.

El vehículo tendrá una potencia de 60 kW, con una velocidad máxima de 150 kilómetros por hora, con un costo de aproximadamente 10,700 dólares, lo cual se considera muy barato.

“Tiene un aspecto absolutamente salvaje, ya que el sistema de dirección se esconde bajo el chasis delantero y el manillar sobresale de los agujeros laterales de la sección del “tanque”. También será un dolor de cabeza para la ingeniería, porque ese basculante delantero no sólo tiene que manejar la suspensión, sino la dirección (que puede ser descuidada en este tipo de diseños, con sus múltiples enlaces) y el frenado, que tiene que encajar en alguna parte también”

Se cuestiona si es necesario fabricar motos de hidrógeno, pues la energía eléctrica parece que funcionará mejor con los vehículos de pasajeros, de uso casual. Sin embargo al hidrogeno se le ve como una energía limpia para tareas que requieran mayor potencia y distancia, como aviones y barcos

“Pero otros tipos de vehículos nunca funcionarán con baterías: la aviación y el transporte marítimo eléctricos de larga distancia, por ejemplo, necesitan sistemas de almacenamiento de energía que puedan transportar más electrones, y en estos mercados, hidrógeno parece que podría encontrar un lugar”, señala.

Es posible que una moto de hidrógeno sea viable mientras no exista una infraestructura sólida de carga eléctrica. Una moto eléctrica no aguantaría un día de uso intenso, sin contar que las estaciones de carga son muy pocas y el tiempo alimentación de la batería es muy alto.

El hidrógeno cuenta con un par de ventajas. “Ofrece una densidad de energía mucho mayor que las baterías de litio, y puedes llenar el tanque tan rápidamente como el que tienes con tu moto de gasolina, siempre que haya una estación de hidrógeno cerca. Dejando de lado el hecho de que probablemente no la haya en este momento, una motocicleta de H2 debería ofrecer más autonomía que la mayoría de las motos de batería con una carga, y permitir repostar y salir a la carretera de nuevo de forma rápida”.

Fuente: World Energy Trade