BlaBlaCarstartup francesa, recaudó una una reciente ronda de inversión la cantidad de 115 millones de dólares. Se trata de una compañía tradicionalmente enfocada en viajes compartidos de autobuses para largas distancias, pero recientemente están explorando otros subsectores.

El cofundador y director ejecutivo de BlaBlaCarNicolas Brusson expresó que con el dinero recaudado, y lo que tenían previamente recaudado, planearán  expandir las unidades de negocio de su compañía. “Ya teníamos mucho efectivo antes de esta ronda y todavía tenemos más de 200 millones de euros en efectivo después de esta ronda de financiamiento”, dijo Brusson.

El portal Tech Crunch señaló que “después de un tiempo, $115 millones se convertirán en acciones de BlaBlaCar con una valoración de $2 mil millones en caso de que no haya un evento financiero”. BlaBlaCar se enfocaría en tres pilares a futuro: uso compartido del automóvil, autobuses y agregación.

Vale acotar que BlaBlaCar inició con la idea de hacer coincidir los asientos vacíos del automóvil con los pasajeros que iban en la misma dirección. Debido a la pandemia en 2020, se redujo casi por completo los viajes en autobuses, lo cual impactó en los ingresos de la compañía. En verano la empresa se empezó a recuperar ante el aflojamiento de restricciones.

“El mercado de viajes compartidos siempre seguirá siendo un fuerte generador de ingresos. En el 2020 solamente, BlaBlaCar tenía 50 millones de pasajeros a través de 22 mercados globales. En otras palabras, nunca apueste en contra del uso compartido del automóvil”, apuntó el medio.

Sobre la app, con el dinero que se cuenta la empresa quiere estar a la vanguardia tecnológica en el sector, por ello su app ofrecerá servicios de viajes compartidos, autobuses y pronto trenes.

Tech Crunch preguntó a Nicolas Brusson sobre el futuro de su startup y respondió que se “imaginaba  abriendo la aplicación BlaBlaCar para encontrar la mejor manera de ir de A a B. Podría implicar un boleto de tren seguido de un viaje en automóvil compartido para llegar a una pequeña ciudad. O podría combinar el uso compartido del automóvil con los viajes en autobús”.

Fuente: TechCrunch