La conducción eléctrica es inevitable para el futuro de la sociedad, especialmente ante los objetivos climáticos y medio ambientales del Acuerdo de París y el Acuerdo Verde de la Unión Europea. Aunque se reconozca el valor e impacto de los vehículos eléctricos, no es suficientes cuando no hay sistemas de transporte sostenible y una infraestructura que respalde su uso.

Las baterías no son suficientes, la inversión en la tecnología de hidrógeno es clave para alcanzar los objetivos del futuro. Así lo indica el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en un artículo publicado en su portal. En este sentido, la organización apunta que las baterías de electricidad son aún deficientes para transitar hacia la movilidad sustentable, porque no satisfacen la necesidades de la sociedad. En primer lugar, son para aplicaciones de corto o mediano alcance, lo cual es un avance, pero no cuentan con buen rendimiento para tareas de larga distancia o servicio pesado.

Las empresas líderes en el tema y los gobiernos del mundo deben colaborar para dar forma al entorno regulatorio que hará viable el transporte sostenible.

“Cuando se trata de electrificación, la mayoría de las organizaciones tienen el pie firme en un solo campo, ya sea la batería eléctrica o el hidrógeno, y los dos a menudo se presentan como competidores. Son muy pocos los que están impulsando activamente el desarrollo de ambas tecnologías en conjunto. De hecho, en Volvo damos un paso más en la defensa de un enfoque triple de la electrificación con motores de combustión interna que desempeñan un papel importante en las soluciones sostenibles”, indica la organización.

El Foro destaca que no se puede trabajar solo sobre un terreno. “Sabemos que las baterías son una solución ideal para aplicaciones de corto o mediano alcance, como el uso dentro de la ciudad para autobuses, recolección de basura, distribución local y transporte regional, que regresan regularmente a un depósito fijo, lo que permite una fácil recarga. De hecho, muchos vehículos que funcionan con baterías ya están operando con éxito en pueblos y ciudades de todo el mundo”.

En este orden de ideas, la organización mencionó como ejemplo el trabajo con Daimler Truck AG, con quienes a través tecnología de celda de combustible se ofrecen soluciones tanto para camiones de larga distancia como para otras aplicaciones para la segunda mitad de esta década.

“Juntos, Volvo Group y Daimler Truck AG tienen una enorme y dilatada experiencia en el desarrollo de tecnología, la industrialización y la producción de vehículos a gran escala. Estas capacidades únicas, desarrolladas durante décadas, no son típicas de una startup en el momento del lanzamiento, pero tales capacidades serán clave para abordar los desafíos que presenta el transporte sostenible”, destacó el Foro.

Fuente: World Economic Forum