A pesar de la caída del sector automotriz durante la pandemia, para 2022 se estima un repunte del 270%, relacionado a la conectividad entre las unidades con la tecnología 5G. Además, 96% de los coches nuevos para 2030 tendrán conectividad incorporada, según datos de investigaciones de mercado.

¿Por qué ocurre esto? La sociedad ya no solo toma en cuenta el diseño y rendimiento del vehículo para decidir comprarlo, sino también la seguridad que brinda, o el impacto ambiental que supone. La seguridad digital es un tema a plantearse si se toma en cuenta que los coches serán inteligentes y dotados con mucha tecnología.

Todo pinta a que los coches y los teléfonos celulares estarán muy conectados, con funciones que apuntan que se podrá llamar a la unidad desde el teléfono.

Por esta razón, los ciberataques son punto a considerar en el futuro no tan lejano. Las principales consecuencias que pueden surgir de esta innovación es la creación de nuevos vectores de ataque que pueden conducir a un entorno más atractivo para los piratas informáticos, muchos de los cuales tienen una amplia experiencia móvil, para penetrar los sistemas de los vehículos y obtener una entrada ilegal.

Es importante que los fabricantes lo consideren para equilibrar la necesidad de ofrecer nuevas funciones móviles atractivas con el riesgo de dejar ser víctimas de ataques.

“Las tecnologías de vehículos conectados deben centrarse en proporcionar una ciberseguridad sólida para evitar cualquier error cibernético que pueda provocar daños a la marca irreparables o a largo plazo que han sido una característica de otras industrias”, señaló Andrew Till, gerente de Trustonic.

“2021 será un año de cambios significativos. La combinación de la nueva regulación de la industria, un entorno competitivo reforzado y aprender a vivir con la nueva realidad creada por COVID-19 y el impacto que esto tiene en los requisitos de los consumidores ayudarán a impulsar una ola de nuevas innovaciones. A medida que las empresas crean nuevas asociaciones, brindan nuevos servicios y establecen nuevas fuentes de ingresos, deben tener una ciberseguridad sólida incorporada en los cimientos de sus plataformas. Brindarles la debida inversión y la consideración necesaria será clave para garantizar que los clientes avancen con seguridad y conduzcan a altos niveles de adopción que impulsen el crecimiento de los ingresos para la industria”, añadió.

Fuente: Automotive World