La Nueva Normalidad es ahora y uno de los subsectores que ha brillado en esta etapa es la micromovilidad, ya sea individual o compartida.

Por micromovilidad, nos referimos principalmente a una modalidad de transporte que se caracteriza por el uso de vehículos muy ligeros como patines o monopatines eléctricos, bicicletas compartidas, etcétera.

Estos vehículos por lo general están pensados para recorrer unos pocos kilómetros y son libres de emisiones, una excelente propuesta para reducir el impacto ambiental.

Los efectos de la pandemia han disparado el uso de sistemas de este tipo. Desde hace varios meses los usuarios se han ido acostumbrando a estos modos, por lo cual los especialistas creen que, una vez superada la pandemia, su popularidad continuará de cara al futuro.

Sin embargo, debido a que son “compartidas”, también pueden ser focos de infección y gérmenes que se encuentran en las superficies.

Con la pandemia de COVID-19, hemos aprendido que el virus puede vivir en las superficies durante días, dependiendo del material, pero que podemos reducir ese riesgo usando toallitas desinfectantes y guantes. Y hemos aprendido que podemos evitar los gérmenes en el aire manteniéndonos a dos metros de los demás, usando cubre bocas y evitando los espacios confinados.

¿Cómo se aplican estas lecciones a la micromovilidad compartida? Primero, podemos ver que el único riesgo de los scooters y bicicletas compartidos es el riesgo de gérmenes en las superficies, principalmente manubrios y frenos, no de gérmenes en el aire.

Las empresas de scooters y bicicletas también pueden realizar cambios diseñados para ayudar con este riesgo. Muchos ya han aumentado las rutinas de limpieza y desinfección, y se esperan más cambios.

¿Qué pueden hacer las compañías de este sector para superar esta necesidad?

La especialista y escritora Michele Kyrouz puntualizó una serie de medidas que las empresas podrían adoptar para superar esta barrera:

• Swiftmile, que fabrica muelles de carga / estacionamiento para scooters compartidos, está instalando toallitas desinfectantes en sus muelles, tal como vemos en las tiendas de comestibles.

• Las empresas de scooters / bicicletas también pueden sujetar dispensadores de toallitas desinfectantes a cada scooter y reponerlos por la noche cuando se cargan.

• Las empresas de scooters / bicicletas podrían venderle un juego de agarraderas con clip que puede llevar en su bolso y sujetarlas para montar (y lavar cuando llegue a casa).

• La empresa de scooters con asiento Wheels ha anunciado que implementará “manijas y palancas de freno NanoSeptic” en sus vehículos. Este material está diseñado para matar gérmenes y puede adoptarse más ampliamente si tiene éxito. Según el sitio web de NanoSeptic, “Los revestimientos y alfombrillas NanoSeptic convierten los puntos de contacto públicos y de alto tráfico sucios en superficies que se limpian continuamente a sí mismas. Las superficies NanoSeptic, que funcionan con luz, utilizan nanocristales minerales que crean una reacción de oxidación más fuerte que la lejía “.

Fuente: Tech Crunch