Un grupo de científicos asegura que logró desarrollar una batería, en estado sólido, con la capacidad de tener hasta 15 años de vida. Este avance supondría un enorme paso para la estandarización de autos eléctricos, frente a los tradicionales.

“Las baterías de estado sólido están consideradas como el santo grial de la química de baterías”, explicó Xin Li, quien encabeza este equipo y que además se desempeña como profesor de Ciencia de Materiales del Colegio de Ingeniería y Ciencia Aplicada John A. Paulson de la Universidad de Harvard.

La investigación de estos especialistas fue publicada en la revista Nature. Las expectativas sugieren que este avance podría resolver el problema de la estabilidad de los vehículos eléctricos después de cuatro décadas de intentos. 

Los investigadores explican que esta batería de litio-metal “puede cargarse y descargarse 10,000 veces”, de manera rápida y sin deteriorarse.

Sobre su funcionamiento, Li destaca que “nuestra investigación muestra que la batería de estado sólido podría ser fundamentalmente diferente de la batería comercial de iones de litio de electrolito líquido”.

“Al estudiar su termodinámica fundamental, podemos desbloquear un rendimiento superior y aprovechar sus abundantes oportunidades”, añadió.

“Las baterías de litio mueven los iones de litio del cátodo al ánodo durante la carga. Cuando el ánodo está hecho de metal de litio, se forman estructuras en forma de aguja llamadas dendritas en la superficie. Estas estructuras crecen como raíces en el electrolito y perforan la barrera que separa el ánodo y el cátodo, provocando que la batería se acorte o incluso se incendie”.

Para superar este desafío, Li y su equipo diseñaron una batería multicapa que empareja diferentes materiales de diferentes estabilidades entre el ánodo y el cátodo. Esta batería multicapa y multimaterial evita la penetración de las dendritas de litio no deteniéndolas por completo, sino controlando y conteniendo.

Con baterías más eficientes en el mercado, la conducción eléctrica se acerca más a posicionarse con una alternativa más sólida y sustentable, frente a la conducción tradicional de diésel y gasolina.

Fuente: El Confidencial