Iberdrola y BeePlanet anunciaron una colaboración para instalar puntos de recargar para vehículos eléctricos en España, en el marco del proyecto de movilidad sostenible de la multinacional.

En este sentido, la meta es instalar 150,000 cargadores eléctricos en vía públicas, hogares y empresas.

Recientemente se colocó el primer sistema de almacenamiento a partir de baterías de segunda vida para alimentar un centro de recarga ubicado en la carretera entre Madrid y Valencia.

Esta iniciativa además de incentivar la movilidad sostenible, promueve la economía circular para las baterías en España. El sistema cuenta con una potencia de 100 kW y una capacidad de 200kWh.

El modelo busca revolucionar la industria basándose  en la reutilización de elementos,  como contenedores y baterías, con el fin de disminuir la extracción de materias primas y las emisiones de carbono con respecto a las baterías.

BeePlanet Factory, líder en la producción de baterías de segunda vida para autos eléctricos analiza, junto con Iberdrola, la posibilidad de instalar estos puntos en otros lugares.

Al respecto, la directora global de Smart Mobility de Iberdrola, Raquel Blanco, dijo: “Esta iniciativa muestra la capacidad de respuesta de la innovación para ofrecer soluciones en el ámbito de la movilidad sostenible. En Iberdrola trabajamos desde hace años desarrollando la infraestructura de recarga necesaria para hacer de la movilidad eléctrica una realidad, acompañando el desarrollo del vehículo eléctrico y la tecnología. Este proyecto, además de incorporar soluciones innovadoras, nos permite avanzar en conceptos de economía circular, como el empleo de baterías segunda vida y el desarrollo sostenible con soluciones más eficientes y más respetuosas con el medio ambiente y el entorno”.

Por su parte, Jon Asín, CEO de Beeplanet, añadió: “Las soluciones de almacenamiento de energía a partir de baterías de segunda vida comercializadas por BeePlanet Factory son el complemento idóneo para los emplazamientos de recarga rápida de vehículos eléctricos. Con ellas se habilita la instalación de infraestructura de recarga rápida en ubicaciones con limitaciones de red y permite también disminuir los picos de potencia asociados al proceso de carga. De esta manera, facilitan el despliegue de una red de recarga rápida en vías públicas, además de un mejor grado de servicio a los usuarios finales”.

Fuente: Diario de Sevilla