La industria de los vuelos aéreos en Europa, con el impulso de la Unión Europea, está acelerando su transición hacia la neutralidad de emisiones.

Una alianza conformada por las aerolíneas KLM, Easyjet, Air France e IAG, junto con asociaciones para la defensa del medio ambiente y centros de investigación, están reclamando políticas más rigurosas para acelerar el proceso. Este alianza se llama Iniciativa sobre el Combustible Aéreo.

Otro de sus objetivos es evitar que se efectúen inversiones que no ayuden a disminuir las emisiones de carbono de cara a 2050.

Las instituciones apuntan que las autoridades europeas, pertinentes a las  energías renovables, no garantizan que los combustibles sea sostenibles.

Los biocombustibles para aviones han sido impulsados con inversiones arriesgadas con el fin de  producir estas soluciones, para alcanzar los objetivos de sostenibilidad en la región, enmarcados en los ODS de la Agenda 2030 de la ONU.

Cabe destacar que los combustibles sostenibles, conocidos como SAF por sus siglas en inglés, son generados a partir de residuos orgánicos, como por ejemplo los residuos agrícolas.

2021 ha sido un año en que el vuelo sostenible ha cobrado mucha fuerza porque, además de la inversión y la presión puesta de parte de la Unión Europea, este año se realizó el primer vuelo con pasarejos, realizado con queroseno sintético.

Este vuelo se realizó en colaboración del entre el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam y el de Madrid, con combustible producido por Shell.

Se fijó además la primera ruta aérea, 100% libre de emisiones, entre Norteamérica y Europa, organizada por Kuehne + Nagel y France-KLM Cargo, de Los Ángeles a Ámsterdam.

Para garantizar el funcionamiento sostenible de esta ruta, se han contrado 11 millones de litros de SAF.

Cabe destacar que la startup Synkero está trabajando ya junto al puerto de Ámsterdam, Schiphol, KLM y SkyNRG en una planta de queroseno sintéctico, fabricado a partir del CO2 capturado del aire.

Fuente: Cadena de Suministro