Cellforce Group, empresa constituida de manera conunta por Porshe y Customcell, escogió a BASF como socio para el desarrollo de celdas para su batería de iones de litio de próxima generación.

BASF estará encargada de proveer materiales de cátodo HEDTM NCM de alta energía para la producción de baterías con gran rendimiento.

La compañía cuenta con un buen historial de sostenibilidad y responsabilidad ambiental en su cadena de suministro. Esto le permitió ser seleccionada por la alianza para participar en este trascendental proyecto.

Ya se confirmaron planes para reciclar el litio, el níquel, el cobalto y el manganeso en un proceso hidrometalúrgico y se reintroducirán en el proceso de producción de BASF para materiales cátodos activos.

“Esperamos colaborar con Porsche y Cellforce Group para desarrollar futuras baterías de alto rendimiento para vehículos eléctricos y trabajar juntos hacia nuestro objetivo común de movilidad sostenible”, dice el Dr. Markus Kamieth, miembro de la Junta de Directores Ejecutivos de BASF SE.

“Los materiales activos de cátodo de BASF se adaptarán a las necesidades específicas de Porsche aprovechando nuestras sólidas capacidades de I + D. Además, tendrán un impacto bajo en CO₂ líder en la industria gracias a nuestro proceso de fabricación eficiente, la alta proporción de energía renovable, la integración ascendente en las materias primas clave, así como la ruta corta de transporte a lo largo de la cadena de valor. Con el reciclaje de baterías podemos asegurar que los materiales valiosos se mantengan en el ciclo de producción y reducir aún más la huella de CO2 de nuestros materiales de cátodos en un total esperado de hasta un 60% ”, añadió.

“Como fabricante de automóviles, Porsche aspira a ser CO2 neutral en su balance general para 2030. En este sentido, una baja huella de CO2, el reciclaje de ciclo cerrado y la sostenibilidad están cada vez más en primer plano”, dice Michael Steiner, miembro de la Comité Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Porsche AG.

“La cooperación con BASF es beneficiosa para todas las partes involucradas. Las fuentes europeas de los materiales níquel y cobalto, la seguridad de suministro asociada y las rutas de transporte cortas desde Schwarzheide a Baden-Württemberg en Alemania fueron todos argumentos importantes para la decisión de trabajar con BASF.

Finalmente, Markus Gräf, Director Gerente de Cellforce Group, señala:  “Las celdas de la batería, especialmente los materiales activos del cátodo, están en el centro de las consideraciones aquí. Estamos muy contentos de que, junto con BASF, estemos trayendo una tecnología de celda respetuosa con el medio ambiente a la preparación para la producción en serie ”.

“Con su profunda experiencia en materiales activos de cátodos, BASF nos apoya en un área central del desarrollo celular. Los materiales activos de cátodo muestran una estabilidad de ciclo muy alta desde el principio y son particularmente buenos para la carga rápida. Estas son exactamente las propiedades que Cellforce estaba buscando. BASF también está muy comprometido con la adaptación de los materiales activos del cátodo a los requisitos de los ánodos de silicio de próxima generación. Y en el área de producción, también, hemos elaborado un concepto junto con BASF sobre cómo los residuos de producción generados en las diversas áreas pueden recolectarse y devolverse al reciclaje de ciclo cerrado. Esto ahorra costos y conserva los recursos, así como el medio ambiente”, añade.

Fuente: BASF