Christian Brand, profesor asociado en transporte, energía y medio ambiente de la Universidad de Oxford, apunta en un estudio reciente que los viajes bicicleta tiene un impacto positivo para el medio ambiente 10 veces mayor que los coches eléctricos.

En 2020, uno de cada 50 vehículos nuevos en el mundo era eléctrico, aunque es un avance increíble, el camino es largo.

Aunque hoy solo se pudieran comprar coches de gasolina, tomaría entre 15 y 20 años reemplazar la flota mundial de autos de combustible fósil.

El medio ambiente no puede esperar a que la humanidad tarde un par de décadas en limpiar el sector transporte.

Sobre esto, Brand dice: “Centrarse únicamente en los vehículos eléctricos está ralentizando la carrera hacia cero emisiones. Esto se debe en parte a que los autos eléctricos no son realmente cero emisiones de carbono: extraen las materias primas para sus baterías, las fabrica y generan la electricidad con la que funcionan produce emisiones”.

Los viajes activos, que son aquellos que se realizan mediante el esfuerzo físico, son la alternativa más eficaz y rápida para reducir las emisiones del sector transporte: esto se traduce en ciclismo, el e-biking y caminar.

“Los viajes activos son más baratos, más saludables, mejores para el medio ambiente y no más lentos en calles urbanas congestionadas. Entonces, ¿cuánto carbono puede ahorrar a diario? ¿Y cuál es su papel en la reducción de las emisiones del transporte en general?

“En una nueva investigación, mis colegas y yo revelamos que las personas que caminan o andan en bicicleta tienen una huella de carbono más baja debido a los viajes diarios, incluso en ciudades donde muchas personas ya están haciendo esto. A pesar del hecho de que algo de caminar y andar en bicicleta ocurre además de los viajes motorizados en lugar de reemplazarlos, más personas que cambian a viajes activos equivaldrían a reducir las emisiones de carbono del transporte a diario y viaje por viaje”, argumenta el especialista.

Fuente: The Citti