Con el modelo Volvo BZL, Volvo consolida su oferta de soluciones sostenibles y eficientes para el sector del transporte público en las grandes ciudades del mundo.

La empresa confía en que la demanda internacional por soluciones de electromovilidad crezca en los siguientes años, y con ello, el crecimiento de su compañía.

Anna Westerberg, presidenta de Volvo Buses, declaró: “Estamos comprometidos a liderar la transformación de nuestra industria hacia un futuro más sostenible. Con el lanzamiento del nuevo Volvo BZL Electric, nuestra ambición es ofrecer los sistemas de autobuses eléctricos más responsables del mundo. Lo hacemos centrándonos en la sostenibilidad, la seguridad y la fiabilidad”.

“Con el nuevo Volvo BZL Electric ofrecemos una plataforma global para un transporte público limpio, silencioso y energéticamente eficiente para satisfacer la creciente demanda en mercados importantes que están listos para el cambio a la electromovilidad”, añadió.

La responsabilidad ambiental es quizá el mayor valor de Volvo como empresa en la actualidad. Sin embargo, también señalan que priorizan el deber de entregar productos con alta calidad.

“Tenemos una perspectiva del ciclo de vida y asumimos la responsabilidad del impacto ambiental de nuestros productos, desde la cuna hasta la tumba. Esto significa que nos aseguramos de que los materiales, la fabricación, la operación y el reciclaje cumplan con los más altos estándares ambientales ”, dijo Westerberg.

La eficiencia de Volvo BZL está respaldada por años de experiencia de la empresa y sus alianzas con colaboradores en todo el mundo.

“El nuevo Volvo BZL Electric se basa en tecnologías probadas y exitosas ya implementadas en Europa. Volvo ha desarrollado y fabricado todos los componentes del chasis y de la transmisión. Para salvaguardar las cualidades premium de nuestros autobuses, nos asociamos con carroceros seleccionados de todo el mundo ”, afirma Dan Pettersson, director internacional de Volvo Buses.

Pettersson señaló que las unidades eléctricas se desarrollan conforme a las tareas que cumplirán y otras variables importantes, como la longitud longitud de la ruta, la frecuencia, la capacidad, la carga y las regulaciones locales.

“A través de la experiencia, sabemos que debemos trabajar en estrecha colaboración con nuestros clientes y socios para poder adaptar las soluciones de electromovilidad a cada ciudad individual. Y a través de nuestra red de servicio mundial y equipos de servicio dedicados, podemos garantizar la confiabilidad y eficiencia de nuestros productos y servicios incluso en una perspectiva a largo plazo. Se trata de ofrecer cero tiempos de inactividad no planificados ”, señala Pettersson.

La seguridad es una prioridad en Volvo. Sobre esto,  el nuevo Volvo BZL cumple con los más altos estándares europeos para una conducción superior y un funcionamiento seguro. Incluye la última oferta de tecnología conectada de Volvo Buses, Volvo Connect. Con características como la gestión de zonas de Volvo, el operador puede crear zonas de seguridad donde la velocidad máxima es limitada, por ejemplo, fuera de una escuela o en una estación de autobuses.

Fuente: Volvo Group