La autoridades públicas de España revelaron planes concretos para alcanzar la electromovilidad en las principales ciudades del país ibérico. Badajoz, Barcelona, Madrid, Vitoria y Zaragoza lideran la transición hacia el uso de unidades libres de emisiones.

En este sentido, Bajadoz adquirirá 15 autobuses eléctricos en los próximos dos años. Barcelona, tendrá 246 nuevas unidades para 2026. Madrid, confirmó 50 nuevos vehículos. Vitoria, 13 unidades y, finalmente, Zaragoza anunció que espera 68 autobuses eléctricos.

Las flotas de autobuses de gasolina tradicional irán saliendo de circulación, con el paso de los años, en estas ciudades.

Cabe destacar que las unidades no solo serán eléctricas. También se tomarán en cuenta propuestas de vehículos impulsados por hidrógeno.

“El sector está muy involucrado en la descarbonización de la mano de los fabricantes. Ahora, con los fondos europeos, se abre una ventana de oportunidad para tomar velocidad, renovar parte de la flota y convertir hasta un 20% de esta en eléctrica”, dice Rafael Barbadillo, presidente de la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús).

Cada uno de los ayuntamientos de estas ciudades han solicitado apoyo para acelerar la implementación de sistemas más sostenibles. En el caso de de Vitoria han pedido 5,8 millones de euros para “la electrificación de una nueva línea que contaría con seis nuevos autobuses eléctricos”.

¿Qué tan caro es implementar estas soluciones?

Sí, la implementación de sistemas libres de emisiones es caro en la actualidad, lo que desincentiva la ejecución de estos proyectos.

Sobre este tema, Barbadillo apunta: ““Un (bus) eléctrico vale 500.000 euros, el doble que un diésel de última generación”. A eso se le suma “la instalación de la nueva infraestructura de carga, de los nuevos talleres para repararlos y de la formación para los conductores”. 

Por su parte, Fernando Vizoso, director de infraestructuras y transporte de KPMG en España, agrega: “Estamos en un contexto de alza de precios energéticos, que pueden condicionar considerablemente los costes de operación de las diferentes tecnologías”.

Otros especialistas señalan que el mercado mundial de autobuses eléctricos crecerá hasta 2030 y experimentará un desarrollo importante. Además se espera que los camiones y autobuses eléctricos alcancen la paridad de costos con los diésel en 2025.

Por el momento es crucial hacer uso de todas la tecnologías neutras en emisiones para reducir la contaminación en el mundo y frenar el cambio climático.

Fuente: El País