Un equipo de investigadores australianos desarrollaron una tecnología de rayos X que permite a los vehículos autónomos detectar a peatones y ciclistas que no puedan ser vistos por las cámaras de las unidades, por encontrarse en puntos ciegos, o detrás de otros vehículos o edificios.

Este proyectó es financiado por el Centro de Investigación Cooperativa iMOVE, junto con el Centro Australiano de Robótica de Campo de la Universidad de Sydney y Cohda Wireless.

Además, las unidades comparten información entre sí sobre lo que ven para enriquecer su base de datos. Con este sistema, pueden acceder a varios puntos de vista, aumentando su rango de percepción.

«Este es un cambio de juego para los vehículos autónomos y operados por humanos que esperamos mejorar sustancialmente la eficiencia y la seguridad del transporte por carretera», dijo el profesor Eduardo Nebot del Centro Australiano de Robótica de Campo.

«El vehículo conectado pudo rastrear un peatón obstruido visualmente por un edificio con información de CP. Esto se logró segundos antes de que sus sensores de percepción local o el conductor podría ver al mismo peatón a la vuelta de la esquina, lo que brinda tiempo adicional para el conductor para reaccionar a este peligro de seguridad «, añadió.

Este proyecto, que lleva tres años de desarrollo, ha demostrado buenas reacciones cuando un peatón corre hacia un área de cruce.

«Usando el sistema ITS, el vehículo autónomo logró tomar una acción preventiva: frenar y detenerse antes del área de cruce de peatones en función del movimiento previsto del peatón», prosiguió Nebot.

«El seguimiento de los peatones, la predicción, la planificación de la ruta y la toma de decisiones se basaron en la información de percepción recibida de las estaciones de ITS al borde de la carretera. CP permite que los vehículos inteligentes rompan las limitaciones físicas y prácticas de los sensores de percepción a bordo», concluyó.

Fuente: Tech Xplore