Holcim y la startup alemana Magment desarrollan en conjunto un revolucionario hormigón magnetizable para superficies de carreteras que permite que los vehículos eléctricos se recarguen de forma inalámbrica mientras están en movimiento.

A este proceso se le conoce «carga inductiva», y plantea un gran cambio en la industria de conducción sin emisiones al poder prescindir de estaciones de carga, además de ahorrar tiempo.

Actualmente, se están llevando a cabo pruebas por investigadores de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, en Indiana. Esta solución no solo aplicaría para rutas tradicionales, sino para la carga de robots o vehículos pesados de construcción.

“En Holcim estamos innovando para poner el concreto en el centro de la transición de nuestro mundo a cero emisiones netas. Con Magment, estamos entusiasmados de desarrollar soluciones concretas para acelerar la movilidad eléctrica. Al asociarnos con nuevas empresas de todo el mundo, estamos constantemente ampliando los límites de la innovación para liderar el camino en la sostenibilidad”, señaló Edelio Bermejo, director del Centro de Innovación Global de Holcim.

“Estamos orgullosos de colaborar con un líder mundial en soluciones innovadoras y sostenibles como Holcim. Al desarrollar grados superiores de nuestra tecnología de concreto magnetizable, seremos un facilitador clave para el transporte eléctrico sostenible del futuro”, añadió Mauricio Esguerra, cofundador y director ejecutivo de Magment GmbH.

Holcim sostiene un programa de alianzas para desarrollar nuevas soluciones innovadoras. Actualmente trabajan con más de 120 nuevas empresas innovadoras en todo el mundo que son pioneras en nuevas tecnologías para acelerar la transición de nuestro mundo a cero emisiones netas.

Holcim también está trabajando con nuevas empresas para avanzar en la impresión 3D para construir más rápidamente usando menos materiales, como sus asociaciones con XTreeE para crear puentes de hormigón impresos en 3D y COBOD para construir bases de torres de molinos de viento de hormigón impresos en 3D.

Fuente: Holcim