En febrero de 2020, Bill de Blasio, ex alcalde de Nueva York, firmó un compromiso para que la flota de camiones de basura de la ciudad fuera 100% libre de emisiones, de cara a 2040.

Sin embargo, el Departamento de Saneamiento de la Ciudad (DSNY) ya venía avanzando en metas de sostenibilidad desde varios años anteriores, aunque el desempeño de las operaciones mejoró en gran medida por al incluir unidades de Mack BEV.

Sobre esto, Rocco DiRico, comisionado adjunto de DSNY, había dicho: “Los BEV ayudarán a que nuestra ciudad abandone los combustibles fósiles y protegerá nuestro medio ambiente. Trabajando hacia ese objetivo, DSNY es la primera flota del país en probar el primer camión de basura Mack BEV”.

El resultado del uso de este camión eléctrico fue la recolección de 33 toneladas de basura en 2020.

La prueba piloto consistió en hacer funcionar la unidad todos los días durante un turno de 8 horas y luego cargarla durante la noche. DSNY operó la unidad en diferentes partes de la ciudad para asegurarse de que pudiera manejar condiciones variables. Afortunadamente, pasó la prueba.

A partir de ese momento, el organismo amplió las operaciones de este modelo en siete zonas de operación, que cubren los cinco distritos de la ciudad.

“Cuando obtuvimos el camión, lo usamos en tantas variaciones como pudimos. Pero cuando agreguemos más unidades, podremos probar el terreno de toda la ciudad”, dijo DiRico, quien compró siete unidades LR Electric de Mack Trucks.

“Pionero en su tipo, 72,000 lb. camión es muy emocionante”, dijo DiRico. “Esperamos expandirnos a un número mucho mayor en el corto plazo”, añadió.

El gerente del organismo reportó que el rendimiento de las unidades ha sido “extremadamente bueno”. “Ha sido capaz de transportar la carga útil nominal sin degradación en el rendimiento del vehículo y ha sido muy confiable con un buen tiempo de actividad”, apuntó.

La autonomía de las baterías de los camiones al parecer dio la talla. Sobre esto, DiRico mencionó que el Mack BEV tiene una reserva de batería de casi el 50 % después de completar todas las rutas y tareas de recolección diarias.

“El camión hace su trabajo al 100%”, destacó DiRico.

“Lo hemos hundido en el suelo y nunca se ha hundido. La camioneta esta impecable. Y sin emisiones del tubo de escape, presenta un beneficio ambiental para los vecindarios a los que servimos”.

Fuente: Government Fleet