La industria del transporte debe invertir en la seguridad de las personas involucradas en el contexto de la movilidad, como camioneros, otros conductores y peatones.

Para reforzar la seguridad de las personas, se han desarrollado productos, como sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS), que advierten de colisiones y otros accidentes similares.

En este contexto, estos sistemas buscan apoyar a los conductores, mas no reemplazarlos, como sí lo hacen los sistemas de conducción autónoma que también se venden como alternativas para reducir accidentes.

“Los administradores de flotas deben invertir en tecnologías ADAS para hacer que sus flotas sean más seguras. Evitar incluso un accidente, especialmente dado el entorno litigioso de hoy, puede valer el costo de la tecnología por sí solo”, señala la publicación especializada Fleet Owner.

En cuanto a la efectividad de estos sistemas, un Bosch Research de 2021 indicó que las lesiones en choques de camiones se redujeron potencialmente en 23%.

ADAS cuenta con cámaras que pueden registrar sucesos para determinar culpabilidad en un accidente. Además, pueden suponer una reducción de costos.

“Un beneficio final está relacionado con el reclutamiento y la retención de conductores. Los conductores valoran la seguridad y, a menudo, ven las tecnologías que ayudan en estos esfuerzos como una indicación de que una flota valora y respeta a sus conductores, así como a muchos otros que comparten las carreteras y autopistas. Una empresa que demuestra cuidado de esta manera puede tener una ventaja en la batalla altamente competitiva por conductores calificados”, explica la publicación.

La inversión en ADAS y otras tecnologías de seguridad es imprescindible para mantener a sus conductores y otras personas en la carretera lo más seguros posible y disfrutar de los beneficios adicionales.

Fuente: Fleet Owner