Dentro de la industria de la movilidad, con todo el auge de los vehículos eléctricos, muchos han pasado por alto el subsector de los coches conectados.

Si bien una solución no contradice la otra, como en el caso de los motores eléctricos y de hidrógeno, esta tendencia consiste en que tu vehículo se convierta en un dispositivo personalizable como una computadora o un teléfono celular.

Este cambio en la arquitectura de los vehículos podría cambiar considerablemente la forma en que usamos nuestros automóviles y alterar fundamentalmente la forma en que los vemos, publica Forbes.

James Morris, especialista de Forbes, señala: “Si nos remontamos a 15 años atrás, la mayoría de los autos ni siquiera tenían un navegador satelital incorporado, y mucho menos los sistemas actualizables que algunos tienen hoy. A menos que usted mismo sea un personalizador de automóviles, su vehículo permanecerá esencialmente igual durante toda su vida útil, y las actualizaciones serán principalmente mecánicas. Pero luego llegaron los sistemas de información y entretenimiento para automóviles con navegadores satelitales integrados, que reciben información de tráfico en vivo a través de una señal de radio o, más recientemente, a través de una conexión de datos integrada. Los mapas de navegación por satélite podían actualizarse y, aunque inicialmente se realizaba a través de un disco o una memoria USB y, por lo general, era bastante costoso, marcó la pauta de hacia dónde se dirigía la tecnología”.

De esta manera, las funciones de los coches cada vez están más vinculados al software del vehículo, tales como  climatizador automático,  música, frenada automática, control de crucero adaptativo y, por supuesto, el propio control del motor.

Los autos tradicionales de gasolina también podrían tener funciones de interconectividad, pero los vehículos eléctricos brindan oportunidades para una mayor eficiencia de potencia y alcance.

¿Quién es líder en este sector? Pues Tesla, quien además lidera las soluciones de energía eléctrica. Los usuarios de un Tesla reciben actualizaciones semanales, mejorando de manera constante las funciones de sus vehículos.

Otros fabricantes de vehículos están comenzando a implementar este tipo de actualizaciones «por aire», incluidos Polestar, Volvo y Volkswagen Group. Ninguno de estos fabricantes ofrece tanto con cada actualización como Tesla, pero al menos están comenzando a aprovechar lo que puede ofrecer un vehículo conectado.

Fuente: Forbes