La Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA, por sus siglas en inglés) anunció planes de aumentar las flotas de autobuses eléctricos, como parte de una estrategia para descarbonizar la metrópoli para 2040.

En este sentido, la popular ciudad apunta a tener la flota de autobuses eléctricos más grande del país.

Según el director del programa de autobuses de cero emisiones de la MTA, Sunil Nair, se anticipa la llegada de 60 nuevos autobuses eléctricos comenzarán a llegar a finales de este año.

La MTA tiene la meta de completar la transición de su flota de 5,800 autobuses a vehículos totalmente eléctricos para 2040.

Para lograr esto, se requiere actualizar todos sus 28 depósitos de autobuses con equipos de carga y enfocarse en la capacitación de 12,000 operadores de autobuses y 3,500 mecánicos sobre temas relacionados a la nueva tecnología.

¿Por qué la electrificación es tan importante para el mundo?

A medida que se desarrollan e introducen nuevas tecnologías en varios aspectos de nuestras vidas, puede ser difícil decidir a qué actualizaciones vale la pena comprometerse. A pesar de las directivas anteriores para usar menos electricidad, ahora hay razones para usar más a medida que la generación de electricidad se vuelve más limpia. La electrificación beneficiosa es el proceso de cambiar sus fuentes de energía de la quema directa de combustibles fósiles a electricidad, que puede generarse utilizando energía renovable y fuentes bajas en carbono.

Los tres objetivos principales de la electrificación beneficiosa para los consumidores son bajar los precios, aumentar la confiabilidad de la red eléctrica y reducir su impacto ambiental. El transporte electrificado y los electrodomésticos también pueden mejorar la calidad de vida en comparación con los equivalentes que funcionan con combustibles fósiles.

El uso de vehículos eléctricos (EV) ha crecido rápidamente en los últimos años. La producción de vehículos eléctricos utiliza menos emisiones nocivas que los automóviles tradicionales, y los vehículos eléctricos no emiten emisiones directas del tubo de escape. El costo de la electricidad necesaria para impulsar estos vehículos promedia aproximadamente la mitad de los costos típicos de gasolina para la misma distancia recorrida. Esto puede generar miles de dólares en ahorros a largo plazo. Los vehículos eléctricos están fabricados con menos piezas que los automóviles de gasolina, por lo que los costos de reparación y mantenimiento a largo plazo también son más bajos.

Fuente: Bloomberg