Desde noviembre de 2021, la automotriz tecnológica Tesla ha llevado a cabo pruebas para determinar qué tan adecuados son los “supercargadores” de su compañía para recargar las baterías de coches eléctricos de otras marcas.

Para Tesla, es clave la flexibilización y ampliación de las soluciones de conducción sin emisiones para que crezca esta industria.

“El acceso a una red de carga rápida amplia, cómoda y fiable es fundamental para la adopción de vehículos eléctricos a gran escala. Por eso, desde la apertura de nuestros primeros Supercargadores en 2012, hemos apostado por una rápida expansión de la red. Actualmente, disponemos de más de 30,000 Supercargadores en todo el mundo”, señaló la compañía.

Gracias a esto, los usuarios de coches eléctricos en algunos países podrán recargar sus vehículos con las soluciones de Tesla.

“Nuestro objetivo siempre ha sido abrir la red de supercargadores a vehículos eléctricos que no sean de Tesla y, al hacerlo, animar a más conductores a pasarse a los vehículos eléctricos. Un mayor número de clientes utilizando la red de supercargadores permite una expansión más rápida. Nuestro objetivo es aprender y realizar un proceso iterativo rápidamente, mientras continuamos con una expansión implacable de la red, para que finalmente podamos dar la bienvenida a conductores de vehículos Tesla y de otras marcas en todos los supercargadores del mundo”, agrega la publicación en el portal oficial. 

Hasta el momento, solo conductores de los siguientes países pueden acceder a estas soluciones de Tesla: Países Bajos, Francia, Noruega, Alemania, Reino Unido, España, Suecia, Bélgica y Austria.

Fuente: Tesla