A China en los años 90 se le conoció como el «Reino de la bicicleta», ya que 670 millones de personas contaban con este medio de transporte para trasladarse. Deng Xiaoping, ex líder de este país, definía la prosperidad como una “bicicleta de paloma voladora en cada hogar”.

Hoy día, China es “el reino de las autopistas de ocho carriles”. Han dejado de lado, de manera radical, el uso de las bicicletas.

En el marco del Día Mundial de la Bicicleta, celebrado en junio, especialistas recomiendan el uso masivo de este vehículo en “mega ciudades”, para reducir las emisiones de carbono en estas áreas.

Las “mega ciudades” son ciudades con al menos 10 millones de habitantes.  En 1990, habían solo 20 mega ciudades en el mundo; 33, en 2018 y, según estimaciones, habrán 43 para 2030, advierte la ONU.

Más de 1/3 del crecimiento para la próxima década, se dará en India, China y Nigeria. El llamado al uso generalizado de la bicicleta va, en mayor medida a las ciudades de estos países.

Harry Hamson, especialista del sector, advierte que hay mega ciudades que no cuentan con la estructura para la habilitación de ciclovías.

“A menudo, los alcaldes pueden encontrar dinero para carreteras, pero no para ciclovías o incluso aceras. En los países de bajos ingresos, las bicicletas tienden a ser estigmatizadas como vehículos de personas pobres, mientras que en las ciudades ricas son estigmatizados como juguetes hípster. Muchas personas en las mega ciudades más pobres sueñan con vivir en Los Ángeles y tener un SUV. Por ahora, sin embargo, pueden pasar horas al día atrapados en símbolos de estatus inmóviles que a veces cuestan un tercio de sus ingresos, especialmente con los altos precios de la gasolina”, dice en una publicación de la revista FT.

Las emisiones de carbono también son problema.

Además de las 1,3 millones de personas que mueren cada año en accidentes automovilísticos, otras 4,2 millones mueren a causa de la contaminación del aire, sobre todo en países pobres.

Como referencia, las personas que sufren muertes violentas con armas de fuego al año alcanzan el medio millón. La contaminación del aire mata ochos veces a más personas.

“Los coches son asesinos en serie”, comenta Harry Hamson, cuya finalidad es promover el uso de las bicicletas y expresar el importante papel que juegan en la descarbonización de las ciudades en el mundo.

Fuente: FT Mag