Manuela López Menéndez, secretaria de Transporte y Obras Públicas del Gobierno de Buenos Aires, explicó cómo desde su gestión se consolidó el ciclismo a partir de la pandemia por COVID-19, y cuáles han sido los resultados.

En un contacto con el Foro Internacional del Transporte, la funcionaria contó que la pandemia fue un punto de inflexión para darse cuenta de lo limitado que esta el transporte en la ciudad, por lo que encontró en el ciclismo una ruta de desarrollo, en vista de que los ciclistas circularon más durante esa temporada.

En Buenos Aires, durante la pandemia, los ciclistas fueron los protagonistas. Al igual que en otras ciudades del mundo, la circulación del tráfico general disminuyó en más de un 53% en 2020. El transporte público fue la forma de movilidad más afectada; pasó de representar el 50% del total de viajes a solo el 29%. El uso del metro, en particular, cayó a mínimos históricos, alcanzando solo el 2% de su nivel habitual. Por otro lado, el uso del automóvil privado creció significativamente en términos de viajes totales, ya que para muchas personas representó el modo más seguro de moverse. El uso del automóvil saltó del 22% al 36% del total de viajes”, indicó.

Buenos Aires contó con la ventaja de que ya contaba con red de 250 kilómetros de ciclovías para 2020. Muchos países en ese momento empezaron de cero.

Además, desde 10 años antes, ya habían políticas que regulaban los costos de las bicicletas, permitiendo que sean asequibles y que, así, puedan introducirse en la sociocultura.

“Construimos dos nuevas ciclovías que suman 17 kilómetros en tiempo récord en dos de las avenidas más icónicas de la ciudad: Córdoba y Corrientes. El resultado fue asombroso: los viajes en bicicleta por ambas avenidas aumentaron en un 350% tan pronto como abrimos las nuevas ciclovías. Y otra excelente noticia: ¡el número de mujeres ciclistas se cuadriplicó! Las nuevas ciclovías representan autonomía, empoderamiento y más lugares donde las mujeres sienten que pueden moverse con seguridad”, afirmó López Menéndez.

En cuanto al comercio a domicilio, las labores de entrega, en bicicletas, crecieron 50% con respecto al año anterior.

“La ciudad todavía está trabajando para aumentar la cantidad de ciclovías y mejorar el sistema público de bicicletas compartidas. Esto creará vecindarios más integrados con opciones de movilidad sostenible. Tener calles con espacio para todos conduce a una mayor inclusión”.

En 2020, más del 10% del total de viajes en la ciudad se realizaron en bicicleta, mientras que en 2009 representaron solo el 0,4%.

Fuente: Trans Policy Matters