En 2024, para la celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París, Francia, la empresa Groupe ADP está planeando instalar un sistema de “taxis voladores”, como oportunidad para probar el desempeño de este sistema de transporte del futuro.

Cabe destacar que los taxis voladores son avionetas o drones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL).

 “Queremos probar y ver cómo funciona a medida que se comercializa. ¿Cuál es su reacción como consumidor? ¿Llevas bolsas o no? ¿Cuánto estás dispuesto a pagar? No puedo responder a estas preguntas sin una cara real, una prueba real. Y la verdadera cara sería durante este famoso verano de 2024”, dijo Edward Arkwright, director ejecutivo adjunto de Groupe ADP.

Groupe ADP está recibiendo mucho apoyo de otras empresas e inversores para la ejecución de este proyecto. Las unidades eVTOL serán fabricadas por la empresa alemana Volocopter.

El Volocopter eVTOL, que es la unidad a utilizar, es similar a un helicóptero color blanco y cuenta con un total de 18 hélices.

Christian Bauer, director comercial de Volocopter, cree que en el futuro estos viajes puedan ser exitosos entre los turistas y viajeros de negocios. “Es increíble sentarse en un Volocopter y volar sobre una ciudad y verla desde arriba. Podrías volar justo al lado de Marina Bay Sands en Singapur. Eso es simplemente increíble”.

La startup Skyports está encargada de construir las plataformas de aterrizaje para este proyecto. Esta podría ser la responsabilidad más complicada de todas. Los controles de tráfico aéreo, la percepción pública y la certificación por parte de los reguladores de viajes aéreos son obstáculos que superar.

«París probablemente será el primer evento u ocasión en el que veremos eVTOL, aeronaves certificadas, operando sobre la ciudad. Será a pequeña escala porque será muy temprano, pero si eso se puede lograr, será un hito importante. Luego hay un plan a lo largo de 2025 y 2026 para escalarlo e introducir operaciones permanentes en París”, apuntó Damian Kysely, director de EMEA en Skyports.

Fuente: The Times